Jueves 24 de abril del 2014

Síguenos:

Viernes 02 de diciembre del 2011 | 07:29

Aumentan los robos

El fotógrafo Gary dice que la cantidad de asaltos aumentarán en estos días.

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por una pechuga de pollo a la plancha sazonada con finas hierbas, papas fritas, arroz blanco, ensalada de verduras y un juguito de maracuyá. “María, se acerca fin de año y, como siempre, se multiplican los robos y asaltos. Los delincuentes ahora son más malditos, más
sanguinarios, siempre van armados y están dispuestos a matar. Los asaltos a bancos ya no se cometían desde hace algunos años en nuestro país, pero eso ya cambió de un tiempo a esta parte, lo que indica que la delincuencia sigue creciendo. El miércoles, cinco pistoleros se metieron a la agencia del Banco de Crédito en Ate y, en solo 10 minutos, se llevaron más de 16 mil dólares.

A un vigilante y a un trabajador de limpieza les rompieron la cabeza golpeándolos con sus armas. Si no hubo muertos, es de pura suerte. Estos sujetos estaban decididos a disparar si alguien se les enfrentaba. En Ate, también, un grupo de ladrones se metió de madrugada al colegio nacional ‘San Martín de Porres’, mató a los cuatro perros envenenándolos y dopó al guachimán. Lo hicieron para llevarse 47 Laptops que rematarán por un sencillo. Obviamente, a estos hampones no les importó lo más mínimo perjudicar la educación de esos humildes escolares.

Nunca olvidaré lo ocurrido hace pocos años, cuando faltaban pocas horas para la Navidad. Unos asesinos acribillaron a un padre de familia en la avenida Argentina, a plena luz del día, delante de su esposa y sus hijos pequeños. ¡¡Todo para robarle 600 soles!! que había sacado de un cajero automático. ¿Qué clase de bestia le dispara a un hombre delante de su familia, cuando
tiene al lado a sus hijitos?

Los rateros de hoy ni siquiera tienen códigos mínimos que los diferencian de las ratas. Por eso, para evitar que estas fiestas se conviertan en tragedia, se debe andar prevenidos y tomar precauciones. Una de las primeras sería tener muchísimo cuidado al momento de cobrar el sueldo y la gratificación. Si es posible, ir acompañado y movilizarse en un vehículo de confianza. Evitar subirse a los taxis que están en la puerta de los bancos. De ninguna manera se debe retirar grandes
cantidades y, más bien, optar por hacer transferencias, lo que eliminará el riesgo de ser asaltados. Tampoco vaya a los cajeros automáticos de noche y mucho menos a los que están ubicados en lugares solitarios. Si se va a cargar una tarjeta de crédito, que sea una y no más. Lo mejor es no llevar ninguna, salvo el día que se deba usar.

Hay que asegurar la casa, principalmente las puertas y ventanas, coordinar con los vecinos estrategias para evitar los robos y la manera en que se puede auxiliar a alguno si es víctima de los delincuentes. Se debe tener a la manos los teléfonos de emergencia de la policía, serenazgo, bomberos, familiares y ami-
gos más cercanos si en algún momento se necesita de su ayuda. Hay que cambiar la rutina diaria, como por ejemplo, algunos horarios y el camino para llegar y salir de casa. En los bolsillos lleve algo de dinero, pero no demasiado. La cantidad de robos y asaltos aumentará según nos acerquemos a la Navidad y el Año
Nuevo, así que depende de nosotros disminuir los riesgos”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.