Callao: Chalacos protestan en Palacio de Justicia para exigir sentencia de Alex Kouri [FOTOS]

Denunciaron que durante 20 años el Callao fue "tierra de nadie" porque abundaba la delincuencia y narcotráfico. 

A los gritos de "cárcel a los corruptos" un grupo de vecinos chalacos de diversas organizaciones, realizaron un plantón de protesta en el frontis del Palacio de Justicia en Lima, para exigir a los magistrados que se ratifique la condena de cinco años al encarcelado ex Gobernador Regional del Callao, Alex Kouri.

Según informaron, hoy debía debatirse la condena y que fue suspendida, luego que el abogado de Kouri, recusó al presidente de la Sala, José Neyra Flores.

Los protestantes, señalaron que esta acusación, es una maniobra del ex gobernador chalaco, para ganar tiempo y buscar impunidad, ya que al haberse inhibido el magistrado Cesar Hinostroza (ex juez en el Callao), por tener una hermana que trabaja en el gobierno regional del primer puerto.

"Pretenden mover sus influencias, para evitar se confirme la sentencia como autor e inductor del delito de colusión agravada, por el caso de la empresa Convial, relacionado a los peajes en el Callao", señalaron. 

palacio de justicia

Protesta se realizó en el frontis del palacio de Justicia en Lima, para exigir a magistrados se ratifique la condena de Alex Kouri.

Protesta se realizó en el frontis del palacio de Justicia en Lima, para exigir a magistrados se ratifique la condena de Alex Kouri.

El integrante del Colectivo Callao Dignidad, Víctor Huarancca Medina, dijo que los chalacos estarán vigilantes para que Alex Kouri, Félix Moreno, otras autoridades y funcionarios implicados en actos de corrupción, reciban el debido castigo de la justicia. 

"Durante más de 20 años, el Callao fue controlado por las huestes de Chimpún Callao, que se convirtió en un partido político-criminal, donde envileció a niños y jóvenes, para convertirse luego en sicarios, narcotraficantes y extorsionadores", dijo el colectivo.

Denunciaron que todos contaron con el apoyo de gobernadores, alcaldes, jueces, fiscales, congresistas y policías, hasta volverlo en "tierra de nadie", cuyo alcance delictivo es mayor que en Ancash.