Miércoles 26 de noviembre del 2014 |

Síguenos:

27

'Chuponeo' en el Callao

Más sobre:

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por una carapulcra chinchana y un té al tiempo.

“María, después de un año de investigación, el ex capitán crema Roberto Martínez fue denunciado penalmente por la Cuarta Fiscalía Provincial Penal del Callao, por el delito de violación al secreto de las comunicaciones, en la modalidad de interceptación o escucha telefónica, en agravio del presidente regional del Callao, Félix Moreno, y otros funcionarios municipales.

Según la denuncia fiscal, Martínez, en ese entonces gerente de Servicios Sociales de la Municipalidad del Callao, habría actuado como ‘instigador’, y el autor material del delito sería Ernesto Augusto Torres Córdova. Este escándalo salió a la luz en marzo del año pasado, cuando el ex presidiario Wilbur Castillo dijo que trabajó en la Región Callao del 2006 al 2010, durante la gestión de Alex Kouri, y luego Torres Córdova (señalado como cercano a Kouri) lo invitó a laborar en la Municipalidad de Ventanilla como analista de información.

Fue cuando Castillo dice que se enteró que, en esa institución, se montaban escuchas telefónicas y Torres era el encargado de los diversos centros de operaciones. El nombre de Torres ya había salido a la luz antes, cuando fue sindicado como responsable del ‘chuponeo’ a Lourdes Flores, los famosos ‘potoaudios’ que la tumbaron en la campaña municipal.

Wilbur Castillo sostuvo que Torres fue encarcelado por posesión ilegal de armas, por lo que los trabajos de escucha se detuvieron. Alguien estaba ansioso de que salga libre para que continúe con su ilícita actividad. Lo escandaloso fue que Castillo mostró un video en el que un testigo, aparentemente enviado por Torres desde prisión, conversa con Roberto Martínez, quien se dice habría fungido como enviado del alcalde chalaco Juan Sotomayor.

El video fue grabado en secreto y en la extraña conversación Martínez dice que habló (se sospecha que para conseguir la libertad de Torres Córdova) “con un pata del hermano del fiscal Peláez” y que algunas personas “quieren el contacto con el general PNP de Criminalística para poner en el informe que era un arma deteriorada. Así se puede pedir la comparecencia, demora 20 o 30 días”.

En la conversación, Martínez le pide a su contacto que le dé información de ‘El gato’, que se cree sería Félix Moreno. Wilbur Castillo señaló que un día entró a una habitación que está al lado de la oficina de la Municipalidad de Ventanilla donde trabajaba, y halló cinco bolsitas pegadas a los cables telefónicos, y se llevó una. Al abrir la bolsa vio una grabadora pequeña y cables con tenazas.

Dijo que también descubrió varios CD con grabaciones de llamadas telefónicas. Sostuvo que las interceptaciones fueron hechas para derrumbar a algún rival y hasta para extorsionar. Este tema de las escuchas en el Callao es una verdadera caja de Pandora que, si se destapa, podría revelar una inmensa red de corrupción y toda la inmundicia en que se mueven ciertos políticos que más parecen extorsionadores del penal ‘Sarita Colonia’. Este caso debe ser investigado a fondo”. Pucha, qué terrible. Me voy, cuídense.