Jueves 24 de abril del 2014

Síguenos:

Domingo 07 de noviembre del 2010 | 08:45

El crimen de Clímaco Basombrío

Fue condenado a 20 años de prisión por haber matado a martillazos a Alexandra Brenes.

Juan Clímaco Basombrío Pendavis tenía 19 años, cuando el 7 de julio de 2001 se convirtió en el “Loco del martillo”, tras destrozarle la cabeza con esa herramienta a la adolescente Alexandra Brenes Hague (16) y dejar en coma a la empleada doméstica Ida Merino Alburqueque (28). Además, esa fatídica noche hirió a sus dos mejores amigos, en una casa de Surco.

Clímaco, como lo conocían todos sus amigos del colegio “Santa María”, acudió ese sábado a la casa de la familia Brenes Hagues, en la calle Las Trinitarias 100, en Chacarilla, para reunirse con Sebastián (18), hermano de Alexandra, y Carlos Lescano Méndez (19), ya que iban a ensayar con su grupo de rock “Canchita serrana”.

El ensayo fue breve en uno de los ambientes de la azotea. Clímaco, a las 6 de la tarde, le pidió una corbata prestada a su amigo y bajó a su habitación. Luego subió y nuevamente dijo que tenía que bajar a hacer una llamada.

Según la policía, primero atacó con el martillo de mecánico a la empleada Ida Merino (28) y luego a Alexandra.

En su declaración, el asesino dijo: “Alexandra me preguntó por Ida y le dije que se había caído de las escaleras. Luego la golpeé con el martillo en la nuca. La arrastré por el pasadizo hasta el dormitorio y ella siguió gritando. La golpeé y tapé la cara con un cojín”.

Un policía a cargo del caso detalló: “Con ella se ensañó. Fueron 44 golpes que le asestó en la cabeza. Luego llamó a Sebastián Brenes y lo atacó, pero los gritos de la víctima alertaron a Carlos Lescano, quien pudo evitar que Clímaco lo remate”.

Se necesitaron cuatro hombres para controlar al “Loco del martillo”. Carlos Lescano, el guardián del edificio, el vecino Carlos Gómez y el comandante PNP Samuel Salazar.

En los interrogatorios Clímaco Basombrío aceptó todo, pero dijo no recordar nada. A su vez, la empleada Ida Merino salió del coma en el que estuvo cerca de un mes y medio.

Tras dos años que duró el juicio, el asesino fue sentenciado a 20 años y al pago de 400 mil soles de reparación civil.

Saldría libre

Después de nueve años, “El loco del martillo” se encuentra en el Pabellón 15 del penal de Lurigancho, donde todos respetan al muchacho de 1.75 de estatura y contextura atlética.

Pero Clímaco Basombrío, ahora con 28 años, espera paciente que lo liberen, porque ya cumplió parte de su condena ayudado por los beneficios penitenciarios.

Para el doctor Luis Lamas Puccio, abogado de la familia Brenes, el asesino debe cumplir la totalidad de la condena de 20 años por matar a la adolescente y herir a Ida Merino.

“Si el Poder Judicial accede a otorgarle el beneficio de semilibertad, estaría dando un pésimo mensaje a la opinión pública”, señaló el letrado.

No se rehabilitará

Afirmó que -a su criterio- Basombrío nunca se rehabilitará y, por lo tanto, no debe ser dejado en libertad. Dijo, además, que hasta donde estaba informado, el joven no ha cumplido aún con pagar la reparación civil ascendente a 70 mil soles que se le impuso a favor de la familia Brenes, que ahora reside en Estados Unidos.

Mientras tanto, el doctor Germán Small Arana expresó que su defendido ya fue sometido a varios exámenes psiquiátricos para determinar su estado mental y ya cumplió en exceso la tercera parte de su condena, por eso debe ser puesto en libertad