Amenazan de muerte al personal de hospital donde está internado bebé con orden de ser desconectado [VIDEO y FOTOS]

Las personas están muy molestas con el caso de Charlie Gard, un bebé de 11 meses con un serio problema de salud

Charlie Gard

Charlie Gard y sus padres.

Charlie Gard y sus padres.

Los doctores y enfermeras del hospital Great Ormond Street de Londres, donde está internado Charlie Gard, fueron amenazados de muerte. Según denunció la portavoz del lugar, Mary MacLeod, su personal ha sido víctima de abusos verbales en la calle al mismo tiempo que reciben miles de mensajes intimidantes.

Charlie Gard, quien tiene tan solo 11 meses de edad, tiene el síndrome de depleción de ADN mitocondrial, un raro desorden que impide al cuerpo dar energía a los músculos. Generalmente, las víctimas de la enfermedad sufren de un fallo respiratorio, por lo que el hospital quiere desconectar los aparatos que lo mantienen con vida para que tenga una muerte digna.

A pesar de sus buenas intenciones, los padres están en contra de la decisión del hospital y mantienen una batalla legal para que su hijo sobreviva, así tenga que depender de una máquina que le de vida artificial. Su caso es atendido por el Tribunal Superior de Londres.

‘El caso de Charlie Gard es angustioso. Nosotros entendemos totalmente el gran interés público y las emociones. Reconocemos la incansable dedicación de los cariñosos padres de Charlie y la solidaridad que la gente siente por su situación’, dijo Mary MacLeod en un comunicado.

Sin embargo, denunció que en las últimas semanas la comunidad de hospital está siendo víctima de hostilidades. ‘El personal ha recibido amenazas en la calle y a través de la red. Miles de mensajes abusivos fueron enviados a los médicos y enfermeros cuyo trabajo es cuidar de niños enfermos’, agregó.

‘Muchos de estos mensajes son amenazadores, incluidas amenazas de muerte’, dice el comunicado que al momento ha llamado la atención de la policía de Londres.

Cabe indicar que los papás de Charlie quieren llevarlo a Estados Unidos para someterlo a una nueva y experimental terapia, aunque esta ni siquiera ha sido probada en ratones. Para ello, han protagonizado una campaña internacional que captó la mirada de Donald Trump y el Papa Francisco.

La pareja ha logrado juntar medio millón de firmas de apoyo a su causa y unos 1,7 millones de dólares para pagar el tratamiento del bebé. Se espera que este martes el Tribunal londinense autorice o no la salida del pequeño del país.

TAMBIÉN PUEDES LEER

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.