Inspiró a muchas mujeres: Murió Maryam Mirzakhani, la genio iraní de las matemáticas

Maryam Mirzakhani inspiró a miles de mujeres a dedicarse a las matemáticas y la ciencia. La brillante profesora murió tras perder la batalla contra el cáncer de mama.

Maryam Mirzakhani murió a los 40 años.

Maryam Mirzakhani murió a los 40 años.

Maryam Mirzakhani murió a los 40 años.

Más sobre:

Irán

Maryam Mirzakhani, profesora iraní de la Universidad de Stanford y hasta ahora la única mujer galardonada con la prestigiosa Medalla Fields de matemáticas, murió a los 40 años. La brillante teórica falleció el sábado tras perder su la batalla contra el cáncer de mama, informó la universidad.

En 2014, Mirzakhani recibió la Medalla Fields, considerada el equivalente del Premio Nobel en el campo de las matemáticas, por su trabajo en geometría compleja y sistemas dinámicos.

"Mirzakhani se especializaba en matemáticas teóricas, que parece un idioma extranjero para quienes no entienden matemáticas: espacios de móduli, teoría de Teichmüller, geometría hiperbólica, teoría ergódica y geometría simpléctica", según el anuncio de Stanford. "El lograr el dominio en estos campos le permitió a Mirzakhani ejercer su fascinación por describir las complejidades dinámicas y geométricas de las superficies curvas _esferas, formas similares a donas e incluso amibas_ con el mayor detalle posible".

Su trabajo tuvo implicaciones en campos que van desde la criptografía hasta "la física teórica sobre cómo surgió el universo", señaló la universidad.

Maryam Mirzakhani murió a los 40 años

Maryam Mirzakhani fue una matemática reconocida a nivel mundial. Foto: Agencias

Maryam Mirzakhani fue una matemática reconocida a nivel mundial. Foto: Agencias

Nacida en Teherán (Irán), Mirzakhani estudió primero en su país, luego en la Universidad de Harvard y en el 2008 comenzó a trabajar como profesora de matemáticas en Stanford.

El presidente iraní Hassan Rouhani dijo en un comunicado que "la penosa muerte de Maryam Mirzakhani, la eminente iraní y matemática reconocida a nivel mundial, es muy dolorosa", según reportó el diario Tehran Times.

En un principio Mirzakhani soñó con ser escritora, pero después pasó a las matemáticas.

Mirzakhani una vez describió su trabajo como "estar perdido en una selva y tratar de usar todo el conocimiento que uno pueda encontrar para crear algunos trucos nuevos, y con un poco de suerte uno podría hallar una salida".

El presidente de Stanford, Marc Tessier-Lavigne, dijo que Mirzakhani fue una teórica brillante que hizo aportes perdurables e inspiró a miles de mujeres a dedicarse a las matemáticas y la ciencia. Le sobreviven su esposo Jan Vondrák y su hija Anahita.