Viernes 18 de abril del 2014

Síguenos:

Viernes 13 de enero del 2012 | 09:10

Mujeres abusadas

El Foro Económico Mundial dio a conocer los mejores y peores países para que una mujer se pueda desarrollar.

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó por una milanesa de pollo con papas doradas, arroz blanco, ensalada de lechuga, rocotito y un refresco heladito.

“María, hace poco leí un interesante artículo sobre los mejores y peores países del mundo para que una mujer pueda desarrollarse profesionalmente y, así, goce de buena salud y un elevado estándar de vida.

El informe fue hecho por el Foro Económico Mundial y entre los mejores figuraban países nórdicos como Islandia, Noruega, Finlandia y Suecia, donde, al menos, el 70% de las mujeres trabaja y tiene una alta expectativa de vida, que casi siempre supera los 75 años.

En esas latitudes, el mal llamado ‘sexo débil’, tiene en promedio dos hijos, casi el 100% sabe leer y, más aún, tiene un alto grado cultural y profesional que les asegura puestos importantes en la política y otras áreas de la sociedad.

Sin embargo, entre los peores lugares figuran países como Mali, en África, donde las mujeres tienen varios hijos, se casan siendo adolescentes y, muchas, sufren mutilaciones genitales por creencias religiosas que las incapacitan para tener hijos o, simplemente, las matan por infecciones.

También figuran otros de ese continente de Asia y el Medio Oriente, donde las mujeres son tratadas igual o peor que animales. Por ejemplo, si una mujer es violada, los varones de su familia la matan ‘para limpiar’ su honor.

¡Increíble! El Perú no figura entre los mejores de ese ranking y tampoco entre los peores. No hay duda que la mujer en nuestro país cada vez ha ido ocupando más y mejores puestos en el ámbito profesional, artístico, cultural y político. Sin embargo, subsiste un machismo cavernario que se empeña en menospreciarlas, en tratarlas como seres inferiores.

El lado más oscuro de ese machismo se puede ver en miles de hogares, donde cada día madres y sus hijos sufren la violencia familiar por hombres agresivos. Muchos consideran a la enamorada, a la novia o la esposa como ‘su propiedad’. Y entonces, se sienten con el derecho a golpearla y humillarla si no hace lo que le ordena.

Esta semana, Rosa Ortiz, de 24 años, fue rescatada por la policía de una casa en un asentamiento humano en Ventanilla, donde contó que estuvo secuestrada dos días por su ex pareja, César Yánac, quien la golpeó hasta cansarse porque lo dejó hace un mes y ya no quería volver con él.

Hay que estar mal de la cabeza y del alma para hacerle eso a quien se dice amar”. ¡Qué horror! Me voy, cuídense.