Domingo 20 de abril del 2014

Síguenos:

Viernes 23 de septiembre del 2011 | 09:45

Quitaron cachitos al 'niño diablo'

La madre del pequeño lo sometió a una operación porque compañeritos se burlaban de él.

Desde que nació, el pequeño George Ashman se ha tenido que enfrentar a las burlas constantes por una marca roja brillante que tenía en la frente, un hemangioma marca de nacimiento. A los cinco años, su madre ha querido poner fin a los insultos y comentarios crueles de los compañeros y ha decidido someter al niño a una operación quirúrgica que le estiró la piel de la frente consiguiendo que la mancha desapareciera. Pero hasta que esto ocurrió, George ha sufrido otro tipo de burlas e insultos.

Los médicos insertaron al niño bajo la piel de la frente dos expansores de tejido que al inflarse poco a poco y estirar la piel, que era el efecto buscado en el hospital, hacía que pareciese que George tuviese cuernos. A los cuatro meses, los implantes fueron retirados y a mancha que afeaba la linda cara del pequeño desapareció. Ahora, George se asemeja más a Harry Potter porque el único rastro que queda en su cara es una cicatriz.

Tras lo vivido, la madre de George se muestra orgullosa. Cuenta en el diario ’The Sun’, que la primera vez que vio los implantes se quedó sin palabras. “Eran más grandes de lo que me esperaba” y al colocarse a ambos lados de la cabeza “parecían unos cuernos” que hacían que su pequeño bebé con cara de ángel pareciese un diablo.