Jueves 24 de abril del 2014

Síguenos:

Lunes 03 de octubre del 2011 | 08:35

¡Qué se repita la historia!

Héctor Chumpitaz, Guillermo La Rosa y Orlando La Torre nos hicieron gozar y nos llevaron a tres mundiales.

Por: Fernando “Vocha” Dávila

El túnel del tiempo es una utopía. Pero, a veces, parece que sí existiera. Cuando asumieron que debían juntarse para reforzar nuestros sueños de llegar a un Mundial, entendimos que a nuestros hijos podríamos contarle un cuento de amor por el Perú. Los niños empezaron regalándoles un aplauso. Ellos no vieron sus hazañas, pero sus padres les contaron que una vez existió un “Chumpi”, “Chito” y “Tanque” que hicieron flamear la blanquirroja en tres Copas del Mundo.

Este viernes 7 de octubre se inician las Eliminatorias. La bicolor empieza un nuevo sueño rumbo a Brasil 2014. Todos los compatriotas menores de 30 años nunca vieron a su país en el máximo certamen del fútbol. Ellos esperan que Pizarro, Farfán, Vargas, Guerrero, Butrón… se acuerden de Héctor Chumpitaz, Orlando de la Torre y Guillermo La Rosa, tres “héroes” que tuvo nuestra selección.

Son las 3 de la tarde. El “Gran Capitán” (mundialista en México 70 y Argentina 78) da la voz de mando para que sus compañeros se vuelvan a vestir con la franja en el pecho. “Esta es la camiseta más linda del mundo. Defenderla te da coraje. ¿Paraguay…? Ellos hacen la de siempre. Te buscan arriba, te chocan y allí hay que ponerle huevos, bien paraditos y con nuestra técnica, los superamos tranquilitos”.

“Chito” fue una muralla en el 70 y tiene un buen presentimiento. “Mira, esta selección va a llegar al Mundial. Se está dando el proceso igualito al que vivimos con Didí. Siento a los muchachos muy unidos, así éramos nosotros”.

Para ganar, debemos ir con todo al ataque. La fuerza y el buen juego aéreo de La Rosa se impuso en el 78 y España 82. “Las Eliminatorias son como prepararse a ingresar a la universidad. Hay que quemarse las pestañas y luego llega la recompensa. Paraguay es un equipo duro, pero el “Mago” sabe su negocio”.

HISTORIAS DETRÁS DE LA HISTORIA

El “Granítico” tiene varias y se anima a adelantarse a sus compañeros. “Esos “guaraníes” son grandazos. Una vez los enfrentamos y le dije a “Chito”: Si me complica, lo “matas”. Como soy “chato”, saltaba y un rival me ganaba por arriba. Ya estaba “asado” y le pedí a mi compadre que lo “ablande”. Muy obediente fue y lo privó. Lo sacó del partido…”.

Orlando no podía quedarse atrás. “Estos partidos eran los que más me gustaban. A veces te quieren ganar de “guapo” y de entrada los “adormecía” y “chau”, No seguían en el partido. Como ese chileno Sergio Ahumada había dicho que los peruanos éramos “gallinas”. A los 5” lo tumbé, me acerqué y lo tocaba en la barriga. Todos pensaban que le estaba pidiendo disculpas y en verdad le decía: “A la próxima te mato”. No se levantó más…”.

El dueño del último grito peruano en un Mundial también pide la palabra. Guillermo anotó el “de honor” en la goleada de 5-1 con Polonia. “Cuando me inicié en el fútbol soñaba con jugar en Primera y cuando llegué, mi ilusión era la selección. Lo pude hacer y allí ya era mucho si intentaba un Mundial. Y también lo hice. Por eso uno ya vive feliz, sabiendo que cumpliste con la patria en la máxima competencia”.

Son risueños, juguetones, palomillas, pero con esa magia que solo un trío ganador puede generar miradas de admiración en un grupo de pequeños. “Me han dicho que usted es “cuchara brava””, vaciló “Chito” al “Tanque”. Él responde con esa paz interior que le da seguir de cerca “La palabra del Señor”: “A esta edad, ya hay que mirar todo lo que es colesterol y otras cositas. Eso sí, si me llaman de la selección, voy corriendo. Esa camiseta da fuerzas”...

De la Torre suelta una frase que te toca el corazón. “La blanquirroja te hace grandazo, sentirte invencible. A los grandazos los veía como blancos perfectos para traerlos abajo”.

Nadie mejor que el “Capitán” para cerrar este encuentro. “Ya muchachos, vamos a regresar cada uno a sus actividades. La vida continúa y ya saben, siempre alertas que si el Perú nos necesita, allí estaremos, porque para resguardar al país no importa la edad”. Es verdad, ellos tienen razón…