Falta de deseo sexual en la mujer sí tiene solución: Dr. Trome te lo explica [VIDEO]

La pérdida del deseo sexual en las mujeres puede ser un efecto secundario de los métodos anticonceptivos.

Doctor Trome

La falta de deseo sexual es la disfunción más frecuente en la mujer. Video: Trome

¿Sabías que el tabaquismo puede interferir con la satisfacción, y por supuesto, con la motivación para tener sexo? En esta nueva edición de Dr. Trome, Alberto Tejada despeja tus dudas y responde la consulta de Nataly, una usuaria que desde que dio a luz a su hijo (hace 4 años) ha perdido el deseo sexual. Tiene 23 años y esto le ha provocado problemas con su pareja.

A propósito del caso de Nataly, hoy hablaremos de la falta de deseo sexual en las mujeres

¿Qué es la pérdida del deseo sexual?


Es la disfunción más frecuente en la mujer y consiste usualmente en la falta o ausencia de motivación regular para establecer intimidad sexual en algunos casos sin causa aparente.

¿Por qué se produce la falta de deseo sexual en las mujeres?

Se produce generalmente por factores emocionales, coyunturales y orgánicos, de los cuales destacan los vinculados a las relaciones de pareja, los trastornos de ansiedad, la distimia y neurosis depresiva, los trastornos neuroendocrinos, por ejemplo; los problemas de tiroides o enfermedades metabólicas, así como la búsqueda frustrante de fertilidad.

También por la interferencia de una larga lista de medicamentos entre los que destacan los psicofármacos, anticonceptivos, hormonas, etc.

¿Existen otros síntomas de la falta de deseo sexual?

Cuando hay falta de deseo sexual no se activan las respuestas fisiológicas para tener intimidad, entonces se presenta la falta de lubricación vaginal, hay menor congestión bulbar y hasta dolor o incomodidad a la hora de la penetración.

¿Tiene solución?

La falta de deseo sexual sí tiene solución, pero no con ayuda de una pastilla, si no como resultado de una valoración de los múltiples factores que pueden interferir y que tienen que articularse de una manera correcta.

RECUERDA:

La vida sexual debe ser vista como un componente de calidad de vida y no incluirla solo como una expectativa reproductiva o una tarea matrimonial.