Emprende Trome: Conoce a ‘Alidaju’, una marca que promete ser la favorita de todos los peruanos [ENTREVISTA y VIDEO]

A cusqueño Juan Lizandro Chávez lo liquidaron en una empresa minera y con ese capital inició su propio negocio. Ahora trabaja para masificar su marca ‘Alidaju’ en todo el país y llegar al extranjero. Él contó su experiencia a Emprende Trome.

Más sobre:

Emprende Trome

Juan Lizandro Chávez nació en Mollepata, Cusco. Al terminar el colegio trabajó en una minera que tuvo que abandonar porque se fue a la quiebra. Vino a la capital para invertir sus ahorros en el negocio que había iniciado su hermano Nilo. Actualmente, don Lizandro ha lanzado al mercado su propia marca ‘Alidaju’, cuenta con 18 tiendas en el centro comercial ‘Polvos Azules’ y una puerta a la calle. Ahora se preparan para expandir su marca a todo el país y llegar hasta al extranjero. Conoce su experiencia en Emprende Trome.

¿Por qué decide dejar su tierra para venir a Lima?

Trabajé en la minera unos seis años, durante ese tiempo le di una parte de mis ahorros a mi hermano, que estaba en el mundo de la venta de zapatillas. Luego entró el gobierno de Fujimori y empezó a liquidar las empresas mineras y nos invitaron a renunciar, con mis incentivos, que fueron 16 sueldos, me vine a Lima para inyectar más dinero al negocio de las zapatillas.

¿En qué lugar vivía?

Yo alquilaba un cuarto en San Martín de Porres, trabajaba para pagar mis necesidades.

¿Dónde empezaron este negocio?

En el antiguo Polvos Azules, donde ahora es la ‘Alameda Chabuca Granda’.

Juan Lizandro Chávez: "Modelos y artistas usan mis zapatillas".

Juan Lizandro Chávez: "Modelos y artistas usan mis zapatillas".

¿Qué dificultades tuvieron al inicio?

Hemos pasado muchas cosas, fue muy difícil, peor aún si uno es pequeño. Las autoridades abusaban con nosotros, porque reiteradas veces hacían intervenciones, nos quitaban nuestras cosas y también el dinero, debíamos empezar de cero, nunca perdí las esperanzas, porque lo que yo quería era crecer, así que me formalicé.

¿Cuánto fue su capital?

Cerca de 10 mil dólares.

¿Cómo es que nace la idea de fabricar su propia marca?

Estuve 15 años junto a mi hermano, teníamos diferencias, así que nos separamos, y como ya habíamos incursionado en la línea de skaters de marcas extranjeras que había gustado mucho al público, decidí hacer la mía.

¿En qué se inspiró para hacer sus propios diseños?

Trajimos infinidades de marcas, de las cuales quedaron tres como líderes, las impulsamos pero no tuvimos la representación, y eso me motivó a competir con mi propia marca.

¿Qué significa Alidaju?

Es una fusión de los nombres de mis hijos.

¿Qué errores no volvería a cometer?

Hubo un momento en que se hizo demasiados pedidos y se invirtió todo el capital cuando no había muchas ventas.

¿A qué tipo de público se dirige?

Básicamente a la clase media alta.

¿De dónde viene la materia prima?

Todo se fabrica en China, al igual que las demás marcas extranjeras.

¿Ha viajado a algún lado para conocer otras experiencias en este rubro?

A Panamá, que considero es el mundo de las importaciones para Sudamérica.

¿Cuántas tiendas tiene?

18 tiendas en Polvos Azules y una puerta a la calle, en la avenida 28 de Julio, en La Victoria.

¿Qué metas tiene para este año?

Expandirnos en todo Lima y provincias.

¿Por qué deberían comprar sus zapatillas?

Porque no tienen nada que envidiar a las otras marcas, presenta muy buenos acabados y, además, hay que dar oportunidad a un producto peruano.

¿Con cuánto personal trabaja?

Con 25 personas.

¿De qué manera se promocionan?

En redes sociales y radio. Estuvimos en la serie ‘Ven, baila quinceañera’, además los modelos y las artistas usan nuestras zapatillas. También hemos estado en eventos de moda.

¿Ahora qué se viene?

Vamos a reestructurar la empresa, queremos ver el tema de la plataforma digital, y que nuestra propuesta sea conocida para seguir con la exportación.

¿Cuál es el mensaje que le daría a los emprendedores?

Trabajar muy duro para impulsar la marca, en este mundo hay que ser perseverante para lograr sus objetivos, en el camino encontrarán muchas piedras, si se caen sigan adelante, hay que levantarse ante los obstáculos.