Economía colaborativa: Qué es, cómo funciona y por qué aplicarla en tu negocio 

Compartir en vez de poseer esa es la esencia de este tipo de economía, que ha producido varios modelos en campos distintos: el turismo, la moda e incluso la educación. Muchos de estos tienen un ingrediente que es la clave de su éxito: la confianza.

Economía colaborativa

Economía colaborativa

Economía colaborativa

¡Emprende Trome! La economía colaborativa plantea un modelo basado en prestar, alquilar, comprar o vender productos, en función de necesidades y no tanto en dinero. Los servicios son considerados bienes de intercambio. Por ejemplo, una persona que pueda ofrecer servicio de lavandería puede intercambiar este servicio por unas clases de inglés avanzadas. La colaboración es un modelo centrado en la ayuda muta. Actualmente, casi todos los sectores de la economía ya cuentan con negocios colaborativos. Empresas digitales como Uber y Airbnb son los casos más exitosos de esta economía, que reúnen gente que quiere ofrecer un servicio con otras que están buscando recibirlo.

Un principio de la economía colaborativa es que si a alguien sirve una cosa, lo más probable es que a otra persona también. ¿Por qué no compartirlo? ¡Trome! El poder de negociación de cada una de las partes es muy importante. Ha habido personas que han ganado mucho dinero con este sistema. Los niños son unos expertos en este tipo de mercado, simplemente tienes que pasear por el patio de algún colegio y ver cómo intercambian figuritas de fútbol, los más valiosos (más raros de conseguir) a menudo son intercambiados por varias figuritas (considerados de menor valor).

SACALE PROVECHO
Entonces desde compartir taxi para ahorrar dinero, como el caso de Uber, hasta viajar alrededor de todo el mundo alojándote en casas de desconocidos, como el Airbnb, la economía colaborativa no conoce límite y ello invita a sacarle provecho. Entre los beneficios que tiene este tipo de economía está el ahorro de dinero. Este es sin duda uno de los motores que ha hecho crecer más rápidamente a este tipo de consumo. Ya que cuesta menos el adquirir un servicio o producto en la mayoría de los casos.


Te hace participe
 En la economía colaborativa tú eres parte activa del proceso. En vez de ser receptor en el que te lo dan todo hecho, aquí tú formas parte del proyecto. Puedes ser a la vez usuario y cliente. Tienes voz a la hora de valorar la calidad del servicio de otros usuarios.

¡Trome! Por todos estos motivos se podría decir que el consumo colaborativo ha llegado para quedarse. La sociedad peruana está cambiando y las cifras de usuarios de estas plataformas lo demuestran. La crisis económica y el desarrollo de las nuevas tecnologías han hecho que la sociedad empiece a ser parte activa de determinados sectores que antes estaban controlados por grandes monopolio.

Hay tantos servicios de consumo colaborativo como puedas imaginar. Así que ¡Trome! solo es cuestión de elegir el qué negocio te interesa y empieza a formar parte de él.