Siete tips para tener bien cuidado el carro de tu negocio

Una revisión constante de tu ‘caña’ comercial te garantizará que siempre funcione como si fuera una cero kilómetros

Emprende Trome

Emprende Trome

Emprende Trome

Como emprendedor Trome, ya sabes lo importante que es para tu negocio un auto propio. Ahora, te toca conocer las responsabilidades y los cuidados que le debes dar para que esté como cañón. Consultamos a Alfonzo Piña, gerente de Posventa de General Motors, quien tiene algunos consejos para ti:

1. Dale una buena revisión. Es necesario darle mantenimiento a tu auto en el taller autorizado por la marca que adquiriste. Debes hacerlo cuando llegue a los primeros cinco mil kilómetros. Luego a los 10 mil, 20 mil y así sucesivamente ya que solo así estarás seguro de que no te fallará.

2. Cambia el aceite y filtros. Una vez que tu caña haya pasado los 5 mil kilómetros es recomendable que un mecánico especializado le haga el cambio de aceite al motor y le renueve los filtros de aceite y de aire. ¡Así, el motor prolongará su vida útil!

3. Chequea las llantas. Si tienes un vehículo de carga como el N300 Max de Chevrolet, es importante revisar –al menos una vez al mes– el estado de los neumáticos y su nivel de aire. Una llanta sin su nivel adecuado de aire se desgastará más rápido y consumirá más combustible. Recuerda: ¡ahorro es progreso!

4. Revisa las bujías. Normalmente, las bujías se revisan cada 10 mil o 20 mil kilómetros. En el taller del concesionario pueden revisarlas y hacerles un cambio periódico. Se suele cometer el error de no reemplazarlas, pero eso perjudica al motor y provoca que tu vehículo ‘trague’ más combustible.

5. Revisa los frenos. Tienes que estar atento a tu kilometraje y cada cinco mil kilómetros o diez mil kilómetros pídele a tu mecánico que revise los frenos, ya que sus pastillas se desgastan al igual que el líquido del freno. Tu seguridad es primero, así que a darle una revisada constantemente.

6. No lo sobrecargues. Recuerda que tu ‘cañita’, por más acostumbrada que la tengas a cargar peso como la línea Chevrolet N300 no deben ser sobrecargada. Eso puede dañar la suspensión, consumirá más combustible y pondrá en riesgo al vehículo. Cumple con los consejos que te da el fabricante.

7. ¡No te olvides de la luz! Revisa periódicamente toda la parte eléctrica de tu carro, así como las luces de emergencia. El sistema eléctrico es muy importante, sobre todo si trabajas en zonas rurales, donde existen caminos muy duros.

¿Quieres saber más sobre el vehículo que adquirirás para tu negocio? Ingresa a Chevrolet y empieza a aplicar los consejos que te hemos presentado.

Apunta este dato: En cada revisión que le des a tu caña, pídele al mecánico que revise los niveles de refrigerante y el sistema de enfriamiento, ya que si este falla, se recalentará el motor y le causaría graves daños a tu carrito.

PUBLIRREPORTAJE