Lady Guillén: "La fe en Dios me mantuvo viva"

Lady Guillén dice que todo el miedo que sintió la hizo fuerte y ahora se siente en paz. No descarta volverse a enamorar.

Por: Milagros Casas

Lady Guillén cierra este año con un saldo en azul. Atrás quedó el momento violento que vivió a manos de Ronny García, quien anoche fue capturado por la policía, pues fue la líder de la marcha #NiUnaMenos, debutó como conductora de televisión con ‘Tengo algo que decirte’ y anímicamente siente que Dios tiene un propósito con ella.

“Sí, ha sido un año genial y próspero para mí, después de la marcha mucha gente ha podido entender que sus denuncias no caerán en saco roto. Ha marcado mi vida porque lloré, tuve sinsabores, pero todo eso ha tenido una repercusión. Si tuviera que volver a pasar por lo que viví, para que el país sepa cuántas mujeres están pasando por un tema de violencia y están pidiendo justicia, lo volvería a pasar sin pensarlo. Eso lo tengo clarísimo”, dijo Lady Guillén.

Fuiste el rostro representativo de una marcha multitudinaria...

El referente somos todas, fue todo el Perú.

¿Fue tu trampolín para conducir ‘Tengo algo que decirte’?

Hace tres meses que salió el programa, pero en el medio de la televisión ya estuve antes como bailarina, tuvimos nuestro momento de auge y fuimos de gira a Japón.

¿No tuviste miedo?

Cuando me propusieron este proyecto me enamoré del formato. Fui con miedo, con dudas al casting. No tenía nada que perder, así que me lancé. Dos horas después me llamaron de gerencia para decirme que había pasado el casting y a la semana salió el programa.

¿Lo vivido este año te han hecho más fuerte?

Por supuesto, todo lo que he sentido en un momento, todo ese miedo, lo he convertido en fuerza. Ahora me siento mucho más segura, más tranquila, en paz, convencida de que pasarán en mi vida muchas cosas mejores. Dios sabe por qué hace las cosas.

¿Siempre mantuviste tu fe?

Nunca me abandonó. La fe en Dios ha hecho que el día de hoy yo esté viva.

Tuviste un año de aprendizaje...

Aprendí un montón, maduré y he tenido que hacerlo para afrontar un juicio, tener una vida social y universitaria.

Llegará el momento en que te vas a enamorar...

No lo sé, las puertas de mi corazón están abiertas, no las he cerrado, por ahí si tengo una invitación a cenar no la rechazo y vamos a ver qué pasa más adelante.