De vuelta la barrio: ¿Paul Martin tiene similitudes con 'Pichón'? [VIDEO y FOTOS]

Paul Martin nos habla de su personaje en la serie De vuelta la barrio, el carismático 'Pichón'. 

Paul Martin (51) lleva treinta años arrancando suspiros a cientos de mujeres que lo han seguido y todavía siguen en los roles que ha interpretado en su carrera actoral. Hoy, el popular ‘Pichón’ hace un recuento de su vida y confiesa que hasta antes de los 35 años fue un ‘pillín’, pero colgó los ‘chimpunes’ cuando pensó en formar una familia y tener hijos, y fue ahí que apareció su esposa Viviana Revilla, con quien tiene un niño de 10 años. Sobre su personaje en ‘De vuelta al barrio’, dice que aunque su historia no es tan trágica como la de ‘Pedro Bravo’, a quien ‘Malena’ (Mónica Sánchez) abandonó en el altar, vivió una situación parecida cuando una enamorada desapareció.

¿Cómo te sientes con la aceptación que tiene ‘De vuelta la barrio’?
Contento. Lo primero que siento es alegría, satisfacción y orgullo, porque estamos haciendo un producto bastante bueno. La gente es muy cariñosa con mi personaje, que tiene muchas virtudes y valores. ‘Pichón’ es un papel lindo.

¿Qué similitud tienes con tu personaje?
De alguna manera, todos los personajes somos nosotros mismos. Tiene casi mi edad, mis características, los ‘patas’ del barrio son mis ‘patas’ de verdad.

¿También tuviste un amor prohibido como ‘Pichón’?
No. Imagínate, hubiera sido fuerte, pero lo que sí pasó es que una chica desapareció de mi vida, me desconcerté mucho y quedé muy enamorado. En ese momento, me chocó...

Como todo joven viviste la ‘vida loca’ y luego sentaste cabeza...
Sí, he sido jaranero, recontrapeñero, fui a todas las peñas y salsódromos, pero cuando vas creciendo, vas cerrando etapas. Ahora ya no me veo yendo a peñas o ‘tonear’ hasta las 4 de la mañana.

¿Qué hizo que tu vida diera un cambio?
Las ganas de buscar nuevos rumbos, porque ya las fiestas y salidas habían sido suficientes. Había que bajar las revoluciones, pensar en una familia, en un hijo y cosas más trascendentes. Eso fue como a los 35 años, a esa edad más o menos ‘colgué los chimpunes’, ja, ja, ja.

O sea, ¿eras un travieso?
Sí. Un ‘pillín’. Estuve sin enamorada mucho tiempo, entonces, salía con diferentes chicas, pero cuando tenía enamorada no lo hacía. No he sido de ‘dobletear’.

Sin embargo, ahora se ve muchos casos de hombres
que ‘dobletean’...

Claro, ahora y antes, pero no sentía tranquilidad.

Digamos que tu esposa Viviana hizo que ‘cuelgues
los chimpunes’...

Sí, pero incluso antes de ella ya estaba buscando tranquilizarme.

Ahora prefieres hacer deporte...
Así es. Además, si voy a una fiesta prefiero que arranque temprano, tengo un hijo de 10 años y ya no puedo dormir hasta las 11 de la mañana.

¿Qué te dice tu esposa cuando ve tus escenas de besos? ¿Es celosa?
No, le encanta verlas. Si estoy con ella, prefiere verlo, pero si no estoy en ese momento, prefiere no hacerlo porque cree que está en vivo. El tema (de las escenas de besos) no es negociable, es trabajo. Así como una escena de violencia tiene que ser violenta, igual pasa con la de los besos.

¿Cómo eres en tu hogar?
Me gusta hacer música con mi hijo, tomar fotos, ir al parque.

¿Apoyas en la cocina?
Entro a la cocina para comer, nada más.

¿Quisieras que tu hijo te siga los pasos en la actuación?
Él está metido en el bádminton, es campeón nacional de su categoría, ve la serie, conoce la historia, pero todavía no (desea ser actor).

¿Te sientes un galán?
No. Siempre me he caracterizado por ser un actor que puede hacer papeles distintos, pero feliz de hacer personajes de galán.

¿Ser galán de telenovelas te ha beneficiado con las chicas?
Cuando era más joven, soltero e indocumentado, sí, ja, ja, ja.

¿Alguna actriz te ha ‘flechado’?
¡Noooo...! Jamás.

Tu respuesta fue un poco sarcástica...
Bueno, puede ser (que sí estuvo con alguna actriz), hace muchos años.

Pichón la pasó mal por accidente de Malena en De vuelta al barrio.

Pichón la pasó mal por accidente de Malena en De vuelta al barrio.

¿Cuál es el personaje más rico que has hecho?
El de ‘Raúl’, de ‘Natacha’, fue un ícono, fue una novela muy importante y tuve la suerte de protagonizarla. En ‘Eva del edén’ hice de un hijo de su madre, en ‘Cholo power’ fui un ‘pacharaco’.

Ahí fue donde hiciste de un stripper. ¿Qué tal fue grabar
la escena?

Fue muy bacán. Me fui a un sitio de strippers para ver cómo lo hacían y un chico me dio clases. Físicamente sí estaba preparadito porque me cuidaba en las comidas para que todo salga bien.

¿Volverías a hacer un papel de stripper?
Ya no (ríe).

¿Qué personaje te falta hacer?
No lo sé, pero mientras las situaciones sean extremas, serán más enriquecedoras como persona y actor.