5 Reglas para ser una mamá viajera

Viajar con tu pequeño será más fácil y cómodo si sigues estos consejos.

Viaje1

Mamá viajera.

Mamá viajera.

Si lo tuyo son los viajes y ahora que eres mamá quieres hacer algunos recorridos contu pequeño, está en tus manos que cada aventura sea agradable.

Ten presente aquellas pautas que podrían ayudarte a disfrutar más de ese destino que tanto deseabas conocer, pero al tanto del bienestar de los tuyos.

Assist Card te comparte cinco reglas de oro que deberías incorporar a tus hábitos de viaje ahora que eres madre y planeas viajar más a menudo en familia.

Regla 1. Emplea los accesorios de seguridad de cada transporte.
Esto abarca desde el avión, hasta todo vehículo que abordarán tú y tu pequeño. Estos transportes cuentan por lo general con cinturones de seguridadu otros aditamentos a los cuales puedes sacar máximo provecho. Eso sí, en aviones, evita ajustarlo a tu pecho si tu niño es aún lactante. Y si viajas en automóvil, opta por aquel servicio que te ofrezca sillas para bebé.

Regla 2: Prioriza el cuidado de la piel de tu niño
Puede que la piel de tu hijo esté habituada a las condicionas del clima en el que vive, pero una leve variación en las condiciones de sol o frío (nevados) podría afectarlo mucho más que a ti. Lleva contigo un bloqueador con protección FPF recomendada por tu médico; reduce las actividades al aire libre entre las 10 de mañana y 2 de la tardes, cuando el sol es más fuerte; y dale de beber agua con frecuencia para evitar la deshidratación.

Regla 3: Evita posibles picaduras en el trayecto o destino.
Más que ronchas o una picazón, el verdadero riesgo son las enfermedades que pueden transmitir, especialmente los mosquitos. Esta precaución es válida en general, pero con énfasis para zonas tropicales.

¿Qué puedes hacer para prevenir?: viste a tu pequeño con mangas largas y pantalones al atardecer, cuando estos insectos inician su actividad; emplea mosquiteros en las ventanas del dormitorio en el que pasará la noche; y usa repelentes con DEET 20%, que pueden ser usados desde los 2 meses, pero nunca en manos, antebrazos y cara, antes de los 2 años.

Regla 4: Prepara tu viaje con antelación.
Los viajes relámpago o de improviso no son lo más aconsejable cuando viajamos con niños. Lo que para un adulto puede ser un riesgo tolerable, para un menor podría ser una mala experiencia. Planear tu viaje te permitirá evaluar su condición física con un especialista; optar por vacunas, según lo recomiende el médico; e informarte mejor sobre los servicios para niños que ofrece el destino de tu interés.

Regla 5: Considera el tipo de viaje y lugar que visitarás.
A grandes rasgos, las pautas son las mismas para cada tipo de viaje. Sin embargo, ciertos destinos podrían exigirte más precaución respecto a uno u otro punto. Por ejemplo, un viaje de playa amerita un mayor cuidado de la piel de tu niño y su hidratación, mientras que un viaje cultural, de aprendizaje para el pequeño, implica más atención al tiempo, los restaurantes y procurarle un calzado cómodo.

Aquellos niños que tienen una madre viajera y a la vez precavida, contarán desde su corta edad con una base ideal para la adquisición de nuevos conocimientos y heredarán la virtud de saber viajar junto a los que más aman.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.