En el trabajo se aprende de los buenos pero también de los malos compañeros.

Cómo convivir con  malos compañeros de trabajo  

Mantener una relación fluida con tus colegas es importante para generar un ambiente laboral positivo y motivador. No obstante, en muchas oportunidades es imposible evitar el contacto con compañeros problemáticos.

malos compañeros de trabjo

malos compañeros de trabjo

Si el compañero es conflictivo, discútelo con tu jefe.    

Las empresas suelen congregar a todo tipo de personas a las que es inevitable eludir. Aunque lo más recomendable es evitar a los más conflictivos e intentar coincidir en la menor cantidad de tareas posibles con ellos, los trabajadores envidiosos, ventajistas o vagos siempre están presentes y debes saber tratarlos.
El portal iprofesional.com propone una serie de consejos para tratar con este tipo de compañeros:

*NO DESCARTAR EL TRABAJO EN EQUIPO
No sólo se puede aprender del ejemplo de los buenos profesionales, los malos compañeros también enseñan lecciones. No obstante, siempre prioriza la productividad propia y la del grupo. En el caso de que el trabajo en equipo no rinda frutos, busca otras alternativas dentro o fuera de la compañía. Recuerda que primero es tu bienestar para lograr un óptimo desarrollo profesional.   
 
*INTENTA NO ESTAR CERCA DE LOS COMPAÑEROS CONFLICTIVOS TODO EL TIEMPO
Limítate a almorzar con ellos o tomar un café. Quizá el problema no radique en sus actitudes sino en la cantidad de tiempo que pasas cerca de ellos. Cuidado en exagerar y negarte a realizar trabajos o responsabilidades que te han encomendado, seguro que será difícil pero recuerda que ante todo eres un profesional

*SI EL COMPAÑERO ES CONFLICTIVO, DISCÚTELO CON TU JEFE
Negocia un posible cambio de área para ti o para tu colega. Procura que la interacción no sea contraproducente para los objetivos de trabajo ni desgaste la dinámica del equipo. Antes de negociar evalúa bien cuánta posibilidad existe de que esto suceda, infórmate si antes han tratado o solucionado un caso similar. 

*SI CONCIBES A TU COMPAÑERO COMO UN ENEMIGO, CONSIDERA QUE LA SANA COMPETENCIA ES FRUCTÍFERA
La sana competencia te puede ayudar a mejorar y optimizar tu labor. Sin embargo, presta atención para que no saque provecho de tus éxitos profesionales. Y no dejes de lado tu ética profesional y valores. 

Por último, no permitas que las energías negativas de tu ambiente laboral se filtren hacia tu hogar e intenta mantener separados ambos ámbitos de tu vida.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.