Marco Polo y sus viajes a China

Marco Polo viajó desde su natal Venecia a la lejana China y, a su vuelta, relató sus experiencias en una obra mítica, el ‘Libro de las maravillas del mundo’

Las aventuras de Marco Polo.

Las aventuras de Marco Polo.

Las aventuras de Marco Polo.

Más sobre:

Hechos históricos

Marco Polo nació en 1254, en el seno de una familia de mercaderes venecianos. Uno de sus tíos poseía una casa comercial en Crimea que, hacia 1260, el padre de Marco, Niccolò, y su tío Matteo, tomaron a su cargo.

En 1261, en su afán de buscar mercancías, se vieron obligados a seguir por la ruta de la seda, ya que los príncipes mongoles estaban en guerra y los genoveses ocupaban el Mar Negro. En 1265, un enviado del emperador de China los condujo a Pekín, a la corte de Kublai Kan, nieto del fundador del imperio mongol, Gengis Kan, quien sentía curiosidad por Europa. Cuando los recibió, les hizo muchas preguntas y los envió a Venecia con una carta para el Papa, solicitándole cien sabios que enseñasen la doctrina cristiana. El viaje de regreso duró tres años y al llegar, el Papa ya había muerto.

En 1271 Niccolò, Matteo y el joven Marco Polo partieron de nuevo hacia China, llevando regalos y un mensaje del nuevo Papa. Kublai los recibió y les propuso que formasen parte de su servicio. Los Polo permanecieron 17 años en China, durante las cuales Marco pudo estudiar el país.

Como empleados del Khan gozaban de su protección, pero no tenían completa libertad y tuvieron que esperar a que en 1292, les encargase acompañar a una princesa a Persia, para que cumplida su misión emprendieran la ruta hacia Venecia. Esta se hallaba nuevamente en guerra con Génova, y Marco Polo fue a parar a las cárceles enemigas por tres años, que le sirvieron para relatar sus aventuras en China. Tras su liberación, completó sus escritos bajo el título del ‘Libro de las maravillas del mundo’.

Conoce más sobre las aventuras de Marco Polo.