Ese defensa chiclayano, con apellido de barrio chalaco, no come ni deja comer

El “Bombardero” te trae la verídica de los protagonistas de la pelotita dentro y fuera de la cancha.

El “Bombardero” te cuenta las últimas de los deportistas peruanos.

El “Bombardero” te cuenta las últimas de los deportistas peruanos.

El “Bombardero” te cuenta las últimas de los deportistas peruanos.

Del saque somos carnecita... Me cuentan que el ‘Potón’, que regresó a la rosada, está con una seria advertencia de parte de su ‘patrona’. Ella quería volver a Colombia, pero él le aseguró que en el primer puerto iba a recuperar su nivel y la doña ya lo ‘parchó’ y le dijo que a la primera que resbale y vaya a buscar a esa ‘chalaquita’ con la que sale hace tiempo, lo dejará solo en el Perú. Por ahora, el zambo se resiste a la tentación. Curuju...

Ya me enteré que un grupo de dirigentes de la ‘Academia’ se cansó de ver que el entrenador apuesta mucho por el hijo del bravo y lo encararon. Le dijeron que no marcaba la diferencia y que era un pan con camote y relleno en el equipo. El ‘men’ les preguntó: ‘¿Quién pone la plata?’. Todos se quedaron calladitos y salieron de su oficina haciendo el pasito de Michael Jackson. Noooooo...

Ese defensa chiclayano, con apellido de barrio chalaco, no come ni deja comer. Se enteró que su trampita está saliendo con un ‘patita’ de La Perla y se puso furioso. Al galán le mandó un mensaje ‘siciliano’: ‘La dejas o vas a perder feo’. Para eso sí se computan bravos nuestros peloteros, pero en competencias internacionales son una mazamorra. Ayayayay...

Así que el ‘Rusito’, hijo de un arquero que vino de Argentina a jugar en la crema, campeonó con su anfitriona venezolana a la que estaba afanando hace buen tiempo. La muchacha baja a los estadios a verlo en los partidos de las reservas. Provecho...

Ayer, por la mañana, fue la final del campeonato de fulbito en el penal de ‘Piedras gordas’ y los organizadores invitaron al ‘Gran capitán’ Héctor Chumpitaz, Julio Meléndez, Luis Guadalupe y Roberto Valenzuela, entre otros, quienes jugaron en la previa un partido de exhibición. Al final se llevaron regalitos y aplausos de los ‘presiosos’, que de paso hicieron bailar al ‘Cuto’. Chévere... Me voy, soy fuga.