Kevin Quevedo es rondado por algunos ‘buitres’

El “Bombardero” te trae la verídica de los protagonistas de la pelotita dentro y fuera de la cancha.

Kevin Quevedo asediado.

Kevin Quevedo asediado.

Kevin Quevedo asediado.

Del saque somos carnecita... Me pasan la voz que algunos ‘buitres’ ya están rondando al chamaquito Kevin Quevedo. Se valen de todo para que le ‘coman el coco’. Hay un ‘portugués’ que por encargo de su representante le revienta ‘cuetes’ en las redes sociales para jalarlo para su rancho. Solo le digo al chiquillo que piense solo en jugar y crecer. Los 6 mil cocos mensuales que gana en la Vicky pueden permitir que viva tranquilo hasta que llegue el momento de emigrar. Felizmente allí tiene a su viejito que ha sido pelotero para que lo cuide de esos ‘chupasangre’ y oportunistas. Sí, señores... 

Por siaca, hay un tal ‘Cantinflas’, ‘Cantogrande’, ‘Cantante’, que ha metido a toda su gente de la cervecería, que ahora tiene otro dueño, a una casa grande de San Luis. Solo falta que convoque a la ‘Sucesora’. Ah, sigo con ese local. Le queda poco tiempo al jefe de los menores. Ya nadie lo respalda. Hace poco hubo un directorio y le temblaba la boca a la hora de dar su descargo cuando dijeron que en lo deportivo somos un mamarracho. Mañana les voy a contar por qué no lo convocan al ‘León’. Hay un peso pesado, que no es el entrenador, que lo tiene atravesado. Curuju... 

Alianza Lima vs Juan Aurich: Cuarto gol de Kevin Quevedo

Kevin Quevedo: 4 goles con Alianza Lima

La firme que el ‘Cóndor’ ha nacido parado porque lo sigue el billete. Hizo llorar a todo el Perú con un blooper que nos hubiera acercado al Mundial y ahora por esa burrada lo han buscado para filmar un comercial que sale a cada rato en la televisión. Encima que limpian su imagen y queda como chistoso, le han pagado 10 mil ‘cocos’ por prestarse para la publicidad. El que puede, puede... 

Todo se sabe. Hay un delantero extranjero que le sacó provecho a los tres días de vacaciones que le dieron en su club. Se quitó a Paracas a desestresarse y caminaba con ‘pana’ y elegancia de la mano de un cuerpazo femenino. ¿Acaso con la señora no se puede relajar y pasarla bien? Prefirió lo prohibido, la cochinadita, el peligro. Ayayayayay... Me voy, soy fuga.