¿El ‘Zambito Claxon’ tiene la llave de una casa que no es suya?

El Bombardero te trae la verídica de los protagonistas de la pelotita dentro y fuera de la cancha.

El “Bombardero” te cuenta las últimas de los deportistas peruanos.

El “Bombardero” te cuenta las últimas de los deportistas peruanos.

El “Bombardero” te cuenta las últimas de los deportistas peruanos.

Del saque somos carnecita... La firme que el ‘Churrito’ no tiene cura. Desde hace un mes está con una rubia con su plata, la llevó a la ‘Ciudad Blanca’ para festejar esos primeros 30 días y en homenaje a su gran amor, mandó a poner el nombre de la chica en sus chimpunes. Tiene su mérito. No sé si paga capricho, les canta, se arrodilla, es romántico o tiene otros detalles, pero la cosa es que siempre lleva algo a casa. Ojalá nomás que no sea como la ‘Toñita’, a la que se llevó a Europa y después le cambió el gusto. Plop...

Una de las razones de que el fútbol peruano se haya estancado es porque cualquiera ahora la ‘pega’ de empresario. Ese chino pelado, que vive de la propina de un delantero que juega en Brasil, ahora quiere llevar jugadores al extranjero. Visita los entrenamientos y les calienta la oreja a los jóvenes y papás. Ve uno con talento, se acerca al viejo y le ofrece whisky, amiguitas y todo para que firme con él. Fuiiira de acá...

Ese defensa que nació en ‘Rioja’ y le regalaron una casaquilla de rayas, se ha convertido en el ‘Pitbull’ de los ‘charrúas’ de la rica Vicky. Me cuentan que lo mandaron para que le haga la bronca a un lateral chalaco de su equipo en los vestuarios. Pero el porteño lo ‘parchó’ que con él no es, sino con los que lo ‘batutean’. Por siaca, el marcador tiene trayectoria porque ha jugado en clubes grandes, ha sido seleccionado y emigrado a Europa. Los otros son chistosos. Ayayayayay...

Me avisan que el ‘Zambito Claxon’, cada vez que viene a Lima, se va a caminar por la cuadra 33 de la avenida Perú. Se mete por el lado del mercado y sube una escalera que lo lleva a un segundo piso. Lo raro es que él no es de ese barrio. Nadie entiende por qué tiene llave. Curuju... Me voy, soy fuga.