José Yactayo: El Búho analiza el curso de las investigaciones [VIDEO]

Nuestro columnista habla de lo más reciente del caso José Yactayo

Buscan sangre en casa de José Yactayo.

Buscan sangre en casa de José Yactayo.

Buscan sangre en casa de José Yactayo.

Este Búho espera que ahora que ingresamos a Semana Santa, entremos a una etapa de verdedera reflexión. Hemos soportado desgracias naturales terribles. Vergonzosos casos de corrupción que involucran hasta a personajes que fueron presidentes de la República, viceministros, presidentes regionales y alcaldes. Incluso, macabros crímenes con descuartizamiento incluido. Será una buena ocasión para hacer una profunda introspección, pero aquí no hay lugar para proclamar una de las siete palabras de la liturgia: ‘Perdónalos porque no saben lo que hacen’. Estos sí sabían y tendrán que rendir cuentas a la justicia terrenal y divina. Aquí les presento mis ‘Pastillazos’, tan reclamados por mis lectores.

- EL DESCUARTIZADOR DE BREÑA: Wilfredo Zamora, a sus 27 años, aparentaba ser un joven ganador. Cursaba el octavo ciclo de ingeniería en una prestigiosa universidad. Vivía solo en un moderno edificio y manejaba un auto Volkswagen Golf, pero los vecinos no le conocían enamorada. Solo subía al departamento un señor de edad que salía con el muchacho y regresaban a altas horas de la noche. Cuando el anciano se ausentaba por semanas, Wilfredo ingresaba al departamento con otros hombres mayores que él. Uno de ellos fue José Yactayo, el editor de televisión. Lo terrible fue que ‘Pepe’ entró una noche y nunca más salió, o mejor dicho, salió su cuerpo, pero cercenado y en dos maletas. Wilfredo confesó a la policía que asesinó al periodista después de una noche de alcohol. Se habían conocido en un sitio virtual de encuentros ‘para hombres’ y, antes de la noche fatídica, habían tenido dos encuentros. El homicida dice que Yactayo sufrió un paro respiratorio por la ingesta de alcohol y drogas y falleció. Según Zamora, por estar drogado se puso paranoico y decidió cercenar el cuerpo y desaparecerlo en Huaura. ‘La cabeza y las piernas las arrojé en el camino’, manifestó. Pero la policía no le cree. El carro, el departamento, el pago de sus estudios, todo se lo dio el empresario Aldo Cáceda Benvenuto, de 70 años, quien perdió la cabeza por el muchacho y lo consentía en todo. ¿Se habría sentido celoso con la relación de su ‘protegido’ con Yactayo? Porque el viejito lo llamó antes y después de consumarse el crimen. Pudo decirle ‘o lo matas tú o lo mando a matar yo’, como sostiene una hipótesis policial. Hasta el momento solo Zamora está detenido, y en cualquier momento pedirían la captura de Cáceda Benvenuto, pues este, al día siguiente de la desaparición del periodista, mandó al asesino confeso un pasaje para Panamá donde pasaron dos semanas ‘para despistar a la policía’. Los sabuesos de Homicidios están seguros de que la verdad se abrirá paso. José ‘Pepe’ Yactayo, un profesional exitoso y estimado por sus amigos, buscó compañía en el lugar equivocado. Detrás de esos portales para conocer ‘amigos’, hay seres depravados, siniestros, con el alma retorcida y llenos de maldad pura.

José Yactayo

.

- VOTA POR LA MAFIA: Estamos perdiendo la batalla contra la corrupción. Como diría el gran González Prada, ‘donde se pone el dedo, salta la pus’. ¿Qué hubiese pasado si no estallaba en Brasil el caso Lava Jato? Un ejército de políticos corruptos, empezando por presidentes de la República, viceministros y empresarios, estarían gozando de los millones de dólares sucios que cobraron por favorecer a no una, sino varias empresas brasileñas, haciéndole perder millones al Estado peruano. Hay varios presidentes regionales tras las rejas. El de Áncash, César ‘La Bestia’ Álvarez, fue el primero que recurrió a bandas de criminales y sicarios para acabar con sus opositores. Otro condenado, quien fue burgomaestre de San Juan de Lurigancho, es Carlos Burgos, quien no solo se apoyó en políticos como Luis Castañeda Lossio, sino también tenía un buen aparato de prensa. O sea que los políticos mafiosos, corruptos y hasta asesinos se rodean de 1) una batería delincuencial que no vacila en asesinar para sacarse de encima a opositores; 2) un apoyo político que puede llegar a presidentes de la República -recuerden la condecoración que Alan García dio a Burgos y al grupo político Chim Pum Callao-; 3) un aparato de prensa que incluye a ‘periodistas’ que ‘ponen el pecho’ y se inmolan por estas ‘joyitas’ por miles de dólares; y 4) un muy bien aceitado sector del Ministerio Público y el Poder Judicial. Ahora hay un antes y un después de Lava Jato. La prisión preventiva de dieciocho meses para Félix ‘El Gato’ Moreno cayó como una ‘bomba atómica’ en el primer puerto. El congresista Marco Arana habló claro. ‘Moreno no ha actuado solo, el grupo de Kouri actuó como una organización para delinquir’, sostiene. El presidente regional del Callao ‘muere’ negado y reitera que no recibió ningún dólar de Odebrecht, pero un analista apuntó, luego de ver su rostro al escuchar la sentencia, que el médico podría ‘quebrarse’ en prisión e intentaría acogerse a algún beneficio. Esto recién comienza. Aquí no queda la cosa. El Poder Judicial debe demostrar independencia y verdadera justicia. Los culpables no solo deben ir presos, sino el Estado recuperar todo lo robado, que está a nombre de familiares y testaferros. Apago el televisor.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.