Odebrecht, la tragedia en la playa Marbella y más en los 'piqueítos' de El Búho [VIDEO]

El Búho se despacha con todo hoy lunes. 

Odebrecht

El día de mañana Odebrech entregará pruebas de los sobornos a ocho países de América Latina.

Nuestro columnista habla de todas las cosas que hicieron noticia en la semana. 

Este Búho imagina que la política peruana se convierte en un gigantesco set del más grande estudio de Hollywood: Alan García protagonizaría ‘Liberen a Willy’ como la voluminosa orca que se alimentaba de toneladas de latas de sardinas ‘Odebrecht’. Alejandro Toledo se postularía al Óscar por su extraordinaria interpretación en ‘Ratatouille’, donde pierde su alma y su dignidad con tal de ‘cocinar’ faenones con harto queso rancio ‘Barata’. El siniestro operador Belaunde Lossio protagonizaría un remake considerado un bodrio del clásico de Woody Allen: ‘Robó, huyó y lo pescaron’. El alcalde Lucho Castañeda se presentaría en un casting para una nueva versión de ‘El puente sobre el río Kwai’, pero con las justas lo escogerían de extra para ‘Puente desplomado del río Rímac’. Nadine Heredia y Ollanta Humala estelarizarían ‘Titanic’, una historia de amor y horror en un Gobierno que se hundió en el Huallaga al chocar con el cuartel Madre Mía. Espero que disfruten de mis ‘Piqueítos’ y como diría el gran Arnold Schwarzenegger: ‘Hasta la vista, baby’.

- INDEFENDIBLE: Este columnista piensa que para el Estado, el derecho a la vida no es igual para todos. Si en lugar de cuatro ‘morocos’ de servicio militar, hubieran muerto cuatro altos oficiales, el ministro de Defensa habría renunciado por dignidad al asumir su responsabilidad política, pero como son cuatro soldaditos, justifica la absurda e injusta muerte diciendo que se ahogaron mientras ‘se tomaban selfies’. ¡Por favor! Por el solo hecho de ordenar darse ‘una refrescadita’, el oficial que dio esa directiva cometió tentativa de ‘homicidio culposo’. Qué tal chiste del ministro Nieto. Como si los soldados estuvieran en Cancún para querer tomarse ‘selfies’.

- NEGOCIAZO POR EL DIVORCIO: Este columnista lo dijo, a diferencia de algunos que hicieron la de Shakira y se volvieron ‘sordos, ciegos, mudos’, que el contrato y la adenda con Kuntur Wasi constituían un lobby descarado y perjudicial para el Estado peruano. Ayer, el ministro Bruno Giuffra anunció que el contrato se resolvió en un ‘divorcio amistoso’. Pero no me queda claro eso de que ‘en un divorcio siempre hay que pagar’. Ojo, Kuntur Wasi en tres años no construyó ni una pared. No me vengan con que, por supuestos ‘estudios de ingeniería’, van a cobrar millones de dólares. Atención, ‘Vitocho’ y Contraloría, este consorcio culpable del desmadre político se quiere ir con las arcas bien gordas.

- LULA DA REJAS: Dicen que cada país tiene el gobernante que se merece. A pesar de las denuncias publicadas por medios independientes como ‘Folha de Sao Paulo’, que habla de la participación de Luiz Inácio Lula da Silva en la inmunda maraña de corrupción de Odebrecht, este sigue líder en los sondeos de opinión. Pero el hombre que, según Marcelo, les exigió que le mandaran un ‘centro’ de tres millones de dólares a Ollanta Humala para las elecciones presidenciales del 2010, está con el santo de espaldas. La Fiscalía de Brasil pidió prisión para el antiguo obrero metalúrgico por el vergonzoso delito de corrupción pasiva calificada, por la propiedad de un inmueble de millones de dólares que fue adquirido por testaferros. Robespierre, durante la Revolución francesa, se autocalificaba como ‘el incorruptible’ y murió en la guillotina. Lula se autocalificaba también como ‘incorruptible’ y le espera la cárcel.

- EL VIEJO DE 'WILLY': Este Búho habrá nacido de noche, pero no anoche. Llegó a Lima uno de los acusados por la policía de haber participado en el ocultamiento del crimen y descuartizamiento del editor periodístico José Yactayo. Aldo Cáceda Benvenuto, el viejo de 70 años que pagaba el departamento del asesino Wilfredo Zamora, ‘Willy’, afirmó que llevó al asesino a comer por Breña y que no encontraron nada abierto (en esa zona se arrojaron partes del cuerpo) y entonces se le antojó un chifa y fueron a comer a la calle Capón (ahí también botaron otras partes del periodista). Luego vino el hecho insólito, cuando justificó el haber manejado hasta Huaral. ‘Quería conocer zonas nuevas de Lima, así que viajamos al norte (sic)’. En ese lugar Zamora, en una chacra muy alejada de la Panamericana, quemó la maleta con los últimos restos del editor. Para finalizar, Cáceda viajó a Panamá, le mandó un pasaje a Zamora y se quedaron por allá una semana, ‘hasta que pasara la marea’. ¡Y un juez se cree todo eso! Apago el televisor.

Magdalena del Mar