8 consejos para una alimentación saludable

El fotógrafo Gary nos habla sobre la importancia de una dieta adecuada pues los alimentos nos pueden evitar hasta problemas con el estrés y angustia.

Alimentación saludable.

Alimentación saludable.

Alimentación saludable.

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un lomito al jugo con arrocito blanco, perejil picado y una jarra de limonada. “María, ayer llegó al diario una información importante del Ministerio de Salud. En el documento se afirma que la adecuada calidad de nutrientes en los alimentos que ingerimos puede contribuir a evitar el desarrollo de los problemas de estrés, angustia, trastornos de alimentación, hiperactividad infantil, ya que existe una relación entre nutrición y desequilibrio emocional, según sostiene la licenciada Maribel Reyna. 

La nutricionista señala que las personas que no tienen una dieta saludable son más propensas a tener síntomas de depresión u otros problemas de salud mental. Reyna indica que existen alimentos que se han identificado como ‘estresores’ del estado de ánimo: el azúcar, la cafeína, el alcohol, el chocolate, alimentos que contienen aditivos y grasas saturadas, perjudiciales en la salud de las personas.

También se han identificado alimentos ‘favorecedores’ del estado de ánimo: las verduras, las frutas, pescados ricos en Omega 3, frutos secos (pecanas, almendras) y cereales de grano entero (arroz, avena, trigo, entre otros).

RECOMENDACIONES

Consumir principalmente carbohidratos integrales como pan integral, arroz integral, cereales ricos en fibra, frutas y vegetales. Disminuir el consumo de azúcar.

No tomar bebidas alcohólicas, debido a que un mayor abuso del alcohol (aunque sea ocasional) se asocia a estados de ánimos más negativos como: depresión, ansiedad, angustia, y estrés.

Moderar el consumo de cafeína, porque provoca ansiedad e irritabilidad, en personas con problemas de ansiedad. La cafeína se encuentra en el café, té y en la gaseosa.

Consumir hierbas de infusión que ayuden contra la depresión como el romero, la canela y la valeriana.

Ingerir alimentos ricos en vitamina B1, B6 y B12 (carnes, hígado, riñón, pescados, lácteos, granos integrales y frutas secas), que reducen la tensión nerviosa, los altos y bajos en el estado de ánimo, irritabilidad y ansiedad.

Es importante tener en cuenta alimentos en vitamina C (Kiwi, naranja y limón, papaya, fresas, etc.). Su carencia produce una sensación de fatiga y un sentimiento de tristeza.

En la dieta diaria agregar alimentos que contengan magnesio (vegetales verde oscuro, nueces, maní) y granos enteros (en particular la avena), porque es un moderador de la excitabilidad muscular y nerviosa.

Consumir pescados (caballa, bonito. por ejemplo) los cuales poseen Omega 3. Un déficit de ácidos grasos Omega 3 se asocia con la depresión. Me voy, cuídense.