Crianza de hijos: ¿cómo podemos dar un buen ejemplo a nuestros hijos?

Gary nos habla de cómo podemos ser el ejemplo de nuestros hijos. 

Los beneficios de las bromas con tus hijos.

Los beneficios de las bromas con tus hijos.

¡Seamos un ejemplo para nuestros hijos!

Mi amigo Gary llegó al restaurante por sus tallarines rojos con pollo, papa a la huancaína y una jarra de emoliente. “María, es triste la situación de los esposos Ollanta Humala y Nadine Heredia. Imagínate, papá y mamá presos, mientras sus hijos, los tres en edad escolar, no los podrán ver durante mucho tiempo. En realidad, lo que más pena da es cómo han quedado esos niños, a los que sus abuelos y tíos tienen que atender y cuidar. En la vida de cada familia pueden darse distintas circunstancias por las que papá, mamá o ambos están ausentes. La cárcel es una de las más terribles, pues en este caso, la falta no solo deja tristeza, vacío y soledad, sino también muchas preguntas cuyas respuestas pueden llevar a reproches, vergüenza y resentimiento. Es un daño moral terrible. Los padres asumen una gran responsabilidad cuando deciden traer hijos al mundo. No solo implica el deber de alimentarlos, vestirlos, procurar que estén sanos y que crezcan fuertes, sino también educarlos y formarlos como personas de bien. La mejor forma de educar a un hijo es con el ejemplo, pues es bien sabido que el hogar constituye la primera escuela de los niños. Los ejemplos de actitud y comportamiento con los demás, por parte de los padres, influyen enormemente en el desarrollo de la personalidad y de las habilidades sociales de los hijos. De ello dependerá mucho la manera en la que enfrenten la vida.

Qué hermoso es cuando un hijo admira a su padre, se siente orgulloso de él y trata de imitarlo. Pero lograr eso es una tarea difícil, pues significa un trabajo diario, perseverante y de mucha paciencia. Los niños nacen con una imborrable herencia genética, pero sus vidas se van moldeando de acuerdo al entorno familiar y las relaciones sociales propias de su cultura. Las imágenes del padre y de la madre se van perfilando con sus aspectos positivos y negativos. Los hijos van pasando por etapas de imitación, adoración y también de reproche y alejamiento, aunque por lo general luego viene la reconciliación. ¿Pero qué buen ejemplo pueden dar Ollanta y Nadine si han mostrado una conducta reñida con los buenos principios? Los padres no solo debemos inculcar valores como la honradez, la honestidad, la sinceridad, la decencia y la solidaridad, sino también predicar con el ejemplo. De qué vale que la ex primera dama haya preguntado alguna vez: ‘¿Tan difícil es caminar derecho?’, cuando ella misma iba a torcer sus pasos hacia el sendero de lo ilegal y delictivo. En este caso, para colmo, son la madre y el padre los que dan el mal ejemplo”.
Tiene razón, mi amigo Gary. Me voy, cuídense.