Cuidado con incendios por navidad

El fotógrafo Gary habla de los incendios por el mes de diciembre.

Seño María

Seño María

Seño María

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un tallarín saltado jugosito con carne, perejil picadito y, para tomar, una jarrita de emoliente con cebada. “María, en estas épocas del año es cuando ocurren más incendios, ya sea en casas como en negocios, talleres y fábricas. En ‘Mesa Redonda’ se produjo un sábado 29 de diciembre del 2001, por la tarde, cuando el centro de Lima estaba abarrotado de público que entraba y salía del enjambre de galerías que hay en la zona.

En Larcomar ocurrió hace semanas, también cerca de Navidad, en una sala de cine. En estos últimos días, el fuego ha arrasado varias viviendas y dejó a muchas familias solo con la ropa que tenían puestas.

Algunos incendios son desastrosos, causan muchas muertes y millonarias pérdidas materiales. Luego de estos tristes hechos se suelen realizar cruzadas de ayuda y campañas de sensibilización para prevenir las tragedias. Sin embargo, parece que no aprendemos la lección, pues pasa el tiempo y vuelven a ocurrir terribles siniestros cuyas causas son las mismas, la irresponsabilidad, la negligencia. Incluso se vuelve a pedir más apoyo para los bomberos, que se les entregue un sueldo, más implementos para su peligroso y sacrificado trabajo. Lamentablemente, luego de un tiempo, todo se olvida.
Una de las causas más comunes de los incendios son los cortocircuitos.

La cercanía de la Navidad y el Año Nuevo trae consigo hogares llenos de luces multicolores, nacimientos y arbolitos. Pero las conexiones eléctricas muchas veces no tienen el mantenimiento adecuado, un cable se recalienta, sale una chispa y empieza el fuego. Los tomacorrientes múltiples, al soportar muchos enchufes, igualmente pueden recalentarse y causar accidentes eléctricos o cortocircuitos.

Así, hay muchas otras medidas preventivas que podemos tomar, como apagar los juegos de luces o adornos antes de irnos a acostar o al salir de casa. También usar, preferentemente, las luces LED (diodos de emisión de luz), pues son más seguras y ahorran energía. O comprar las luces eléctricas decorativas, tomacorrientes y extensiones en lugares de garantía. Y siempre verificar que no haya focos rotos o flojos ni cables pelados. Si se trata de negocios o locales donde hay gran concentración de corriente y la afluencia de público es considerable, no deben faltar los extintores, gabinetes de emergencia, señalización de las áreas de seguridad y zonas de escape. Pero son las autoridades las que deben velar por la seguridad, realizando operativos de inspección y no hacerse de la vista gorda”. Tiene razón mi amigo Gary. Me voy, cuídense.