Oswaldo ‘Cachito’ Ramírez y Mendocha

El fotógrafo Gary habla del encuentro del gran periodista y marketero ayacuchano Malcom Mendocha con ‘El verdugo de la Bombonera’.

Oswaldo ‘Cachito’ Ramírez y Mendocha

Oswaldo ‘Cachito’ Ramírez y Mendocha

Oswaldo ‘Cachito’ Ramírez y Mendocha

Más sobre:

Seño María

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un lomito al jugo bien sabroso, con arroz blanco graneadito, rocoto y su agüita de piña al tiempo. “María, llegó a la Redacción mi amigo, el gran periodista y marketero ayacuchano Malcom Mendocha: ‘Gary, recuerdo que de chiquillo iba al catecismo en el oratorio ‘Don Bosco’ de Breña, donde los entusiastas sacerdotes organizaban partidos de fútbol. Ahí, una vez marqué a un jovencito zurdo veloz, de cabello lacio, enfundado con la camiseta rosada del Sport Boys. Era el inicio de Oswaldo ‘Cachito’ Ramírez, ‘El verdugo de la Bombonera’, uno de los héroes que nos llevó al Mundial México 70, eliminando a la poderosa Argentina. Como promotor de Sono Radio, con orgullo visité la concentración peruana, para entonarlos con el disco de la polca ‘Perú Campeón’.

“La afición no le tenía confianza, lo pifiaban cuando ingresaba a la cancha. Solo un inoportuno desgarro del titular Alberto Gallardo obligó a Didí a hacer el cambio. Ya en Buenos Aires, en el entrenamiento, metió dos goles igualitos al arquero suplente Dimas Zegarra. El domingo memorable se hizo amigo del padre que había celebrado la misa en la concentración ‘La Candela’. Y hasta subió al bus rumbo al infernal estadio. El reverendo le dijo: ‘Hijo mío, ¿vos vas a debutar?, cuídate del rudo Gallo’. Con humor chalaco, le respondió: ‘Padrecito, en mi barrio de Santa Marina, ya comí gallo con cresta y todo ja, ja, ja’.

‘La Bombonera’ hervía con los fanáticos. Entonces, entró al camarín el notable dirigente Julio Naters y le recordó: ‘Oye, lechero, para cuándo el gol’. Acomodó sus medias gruesas, amarró sus chimpunes y tocando el 22 de su chompa, replicó: ‘Será así, un par’. Nos inventaron un penal. Ahí nomás, Chale, el ‘Niño terrible’, manda un servicio y ‘Cachito’ en carrerón se lo llevó al temible Gallo, sombreó al grandazo portero Cejas y el balón entró tan despacito que un niño recogebolas quiso entrar para agarrarla. Solo se tomó la cabeza de impotencia. ‘La Bombonera’ se congeló. A la caseta de ‘Ovación’, con el inmenso y entrañable ‘Pocho’ Rospigliosi, llegó el ‘Negro lindo’ Augusto Ferrando, quien viajó a narrar un premio hípico. Y llorando soltó el inmortal grito del alma: ‘No nos ganan, por mi madrecita que no nos ganan’. Lo conozco de toda la vida. Nunca vi a Ramírez tomar ni fumar. Todo un caballero dentro y fuera del verde. Con pundonor y sencillez, el pueblo tiene en su corazón a ‘Cachito’ Ramírez. Merece un genuino homenaje, porque ganó una guerra en la mítica Bombonera”. Pucha, el señor Malcom conoce a todos los famosos. Me voy, cuídense.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.