Pancholón vs. Chotillo: tremendo duelo de sauneros [VIDEO]

Pancholón y Chotillo siguieron en su particular duelo en medio de un sauna.

Pancholón

Pancholón

Pancholón

El Chato Matta llegó al restaurante por una sabrosa papa a la huancaína con su huevito duro y aceituna. De segundo, un arroz con pollo presa grande y rocotito molido. “María, vengo fresquito. Estuve con Pancholón y el doctor Chotillo en el sauna y boté todo el roncito del fin de semana. Ahí, a más de 50 grados en la cámara de vapor, siguieron su candente debate. Pusieron una salsa brava en la voz de ‘El sonerito’ César Vega y y se escuchó: ‘Soy un hombre casado, no lo voy a negar/ la ilusión de este amor , debe terminar/porque yo amo a mi esposa y no la haría llorar/ ha llegado el final...’

CHOTILLO: Yo ‘pecho’ porque mi billetera me da color. Entro a un salsódromo y veo chiquillos agarrados como los de ‘Esto es guerra’ y ‘Combate’, y me río. La vida es una y soy paganini. La vez pasada estuve en un box con el ‘Rey de los casinos’ y estuvimos de tú a tú en ‘cueritos’ y el trago no bajaba de ‘etiqueta azul’. Me presentaron como el nuevo ‘cirujano de las estrellas’ y varias al nivel de ‘Milechi’ y la ‘Diosa’ se me pegaban. En ese momento te aluciné orinando al costado de tu Jeep en la Trinchera y con la psicóloga haciéndote la guardia.

PANCHOLÓN: Te veo como un parroquiano más. No entiendo cuál es tu mérito. Lo que me cuentas es lo que siempre le he escuchado a esos sonsos que van al ‘Kilates’ y pagan por caricias falsas. Yo respeto al ‘cacharrero’ que gana por ‘pepa’ y carisma, porque todavía los ‘duros’ existen. Qué lindo es cuando una mujer te dice ‘mi amorcito’ con sinceridad. A ti te ven como ‘monto’. En pocas palabras, eres un tragamonedas.

CHOTILLO: Pancho, creo que estamos peleando en vano. Cada uno tiene su estrategia. A mí no me importa que digan que me he demorado dos minutos en ‘La Posada’, yo solo sumo en la lista de conquistas. Y no te dejes llevar por lo que te dice tu psicóloga. A veces esas melosas, que te repiten y susurran ‘te amo’ son ‘coveras’, te lo dicen para aplicarte el abuso. No sienten ni una pizca de cariño.

PANCHOLÓN: Hijo mío, yo en sandalias y buzo, sudadito después de jugar mi pichanga con los abogados del Callao, timbro y vienen a mí. Soy el ‘Julio Iglesias del pueblo’. Dejo bien a los varones y no regalo la plata.

CHOTILLO: Gordito, ya no eres el de antes. En tus buenas épocas, convocabas a buen personal, ahora te veo como a ‘Vitito’, todas esas que lo seguían en su época que jugó en Alianza y Boys ni siquiera fueron a colaborar con una pollada de 15 mangos en su festival. Ya pasó tu época, Pancho.

PANCHOLÓN: No te veo futuro, vives en un mundo falso, tu gran problema es que no sabes diferenciar la casa de la calle. Nunca te han amado de verdad y crees que todo se compra con dinero. Ojalá que no termines enamorado de una ‘canalla’. Y lo dejo ahí, somos caminantes y ya nos veremos”.

Pucha, ese par de sinvergüenzas solo hablan de mujeres de la mala vida. Me voy, cuídense.

PANCHOLÓN