Pancholón encara a Chotillo en el sauna (II)

¡Y seguimos con el diálogo entre Pancholón y Chotillo en el sauna!

Pancholón

Pancholón está hablando con Chotillo en el sauna. (AFP)

Pancholón está hablando con Chotillo en el sauna. (AFP)

Más sobre:

Pancholón

El Chato Matta llegó al restaurante por un cebichito de bonito con bastante ají limo y un arroz con mariscos, calamares, choros y langostinos. “María, la semana pasada te contaba del gran debate que se realizó en un sauna privado entre Pancholón y el doctor Chotillo. Con el sonido de las burbujitas del jacuzzi, pusieron una de sus salsas preferidas de El Gran Combo, ‘Regresa ya’: Vas de fracaso en fracaso/ buscando yo no sé qué/ quizá buscando emociones/ que yo siempre te brindé/ Si tú me quieres a mí/ Que sabes cuanto te quiero/ Que por ti yo soy capaz de conquistar el mundo entero/ Tal vez tu orgullo barato/ No te deja regresar/ olvídate de los rencores que nunca ha de pesar/ Regresa a mí, vida mía...

- PANCHOLÓN: Chotillo, es triste escucharte. Eres ‘carne boba’, para superarme tienes que volver a nacer. Mientras tú te ibas al baño o te quedabas dormido, tus ‘salientes’ me decían que no pasaba nada contigo, te negaban y me daban su celular para encontrarnos al día siguiente en La Posada. Eres más fácil de partir que Pavón, todas me hacen juego de luces y yo soy como Luisito Suárez, un cazador.

- CHOTILLO: Pancho, no vives tu realidad, te veo ojeroso, desmondongado y con las uñas de los pies verdes, no te alucino con un material de buen puntaje. Me dices que has estado en Nueva York, Miami y Los Ángeles, seguro te habrán visto como un bicho raro con tu casaca de buzo, pantalón de terno y unas tabas que te dejó ‘Mazamorra’. Es verdad que me partiste pero ya aprendí y no me pico, la calle es la calle y la pampa es para todos...

- PANCHOLÓN: Oye Calichín, a ti no te veo ningún mérito, todas las chicas que agarras tienen más recorrido que el ‘Orejas’ Flores por la banda izquierda. Cada vez que están contigo, cierran los ojitos y alucinan las compras que van a hacer con los 200 coquitos que se llevarán pa’ casa. Y para que no te sientas mal, hacen la finta que te sienten. Lo peor es que al día siguiente llevan al ‘duro’ a tu consultorio para que lo operes gratis.

- CHOTILLO: Gordito, la vejez te hace hablar tonterías. Vives de recuerdos y la psicóloga, la única que te reventaba cuetes, la otra vez soltó que a los diez minutos te quedas dormido. Estás tan viejo que tu mesita de noche parece una farmacia con pastillitas para la próstata, presión alta, los triglicéridos y dolores articulares.

- PANCHOLÓN: Doctorcito, nunca has tenido sangre para las mujeres. Te quito el carro, el celular y la billetera y no chapas ni un resfrío. Lo tuyo es pagar capricho. Te voy a dar un último consejo: anda a misa y a lo mejor se te presenta la Virgen y encuentras a una chica sana...”.

Asuu, la conversación se puso brava. Me voy, cuídense.