Peligro en las pistas

El fotógrafo Gary hace una reflexión sobre los peligros en las pistas del Perú. 

Seño María

Seño María

Seño María

Más sobre:

Seño María

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por unas cachemas fritas con papas doradas, arrocito blanco bien graneado, ensalada criolla jugosa y una jarrita de limonada frozen. “María, nada menos que ¡¡dos mil 70 personas!! han muerto en las pistas del Perú, de enero a setiembre, de este año. Estas cifras de terror son del Consejo Nacional de Seguridad Vial y superan al número de muertes provocadas por la delincuencia. Como si fuera poco, unas 40 mil personas sufrieron lesiones, que van desde heridas hasta discapacidad permanente.

¡Cuántas personas, cuántas familias ven destruidos sus sueños, sus proyectos de vida! Por ejemplo, si un padre muere o queda lisiado, es muy probable que sus hijos automáticamente comiencen a recibir una educación de menor calidad o, simplemente, abandonen los estudios para ponerse a trabajar. La mayor cantidad de accidentes viales ocurren en épocas de fiestas, sobre todo a fin de año, pues muchos irresponsables insisten en manejar borrachos. Las cifras son claras sobre las causas de los accidentes: En primer lugar, ocurren por exceso de velocidad (32%); luego por imprudencia del conductor, como pasarse la luz roja, manejar contra el tráfico (31%); conductores ebrios (8%); imprudencia del peatón (8%); imprudencia de los pasajeros (2%); señalización defectuosa (1%) y otros.

Casi todas las desgracias que ocurren en las pistas se deben al factor humano, por culpa de choferes y peatones. En general, el número de accidentes de tránsito dice mucho del nivel cultural de un país. Suiza, Suecia y Reino Unido son las naciones donde menos desgracias viales ocurren en todo el mundo. Volviendo al Perú, las estadísticas señalan que el 98 por ciento de los accidentes ocurren en vías urbanas y 2 por ciento en carreteras. Otro dato que asusta: ¡el 96,4 por ciento de conductores usa el celular mientras maneja! Además, cada año fallecen en nuestras pistas 600 niños y adolescentes. Hacen falta campañas que mejoren la cultura de tránsito. Una muy exitosa fue del cinturón de seguridad.

Antes de ella, casi ningún conductor ni pasajero que iba en el asiento del copiloto lo usaba. Después, la inmensa mayoría lo hace. Ahora falta lograr, por ejemplo, que también lo utilicen todos los pasajeros que van en los asientos posteriores.

Se ha informado que el gobierno trabaja en un Plan Multisectorial de Seguridad Vial que dictará lo que se debe hacer desde el 2017 al 2021, el año del Bicentenario del Perú, para reducir los siniestros en las pistas hasta en un 35 por ciento y en 23 por ciento el número de fallecidos. Esto debe recibir máxima prioridad, nuestras pistas no deben seguir siendo escenario de tantas tragedias”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.