Salud: Evite las peleas y conflictos con estos simples consejos 

El fotógrafo Gary brinda unos tips para evitar peleas. 

Seño María

Seño María

Seño María

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un cebichito de dorado y un chaufita de mariscos con cremas, rocoto molido y una chicha morada heladita. “María, desde hace tiempo siento que las calles de Lima son como una jungla de cemento llena de fieras que nos acechan. Cuando digo fieras me refiero a esas personas que andan tensas por la calle, con el ceño fruncido y la agresividad a flor de piel. Se les ve a punto de estallar por cualquier motivo. Están en todos lados: En la combi, en el tren, en el mercado, en el cine, en las calles. Algo de eso pensé cuando vi la agresión contra las sobrinas del actor Marco Zunino, en Miraflores. Increíble, por un estacionamiento.

Esa tensión se contagia y cuando la gente regresa a casa, después de varias horas, lo hace con una carga negativa que muchas veces desfoga con la pareja y los hijos. Para estar mejor y que las malas vibras no nos malogren la vida a nosotros ni a nuestros seres queridos, a continuación algunos consejos de los expertos para ser más positivos:

ENFÓCATE EN EL PRESENTE: No des a tus problemas más importancia de la que merecen, pues muchas veces no son tan grandes como crees. Casi siempre nos preocupamos por cosas que no han pasado y es muy probable que no ocurran. Por eso, concéntrate en el presente y reduce tus temores sobre las cosas que podrían fallar.

LENGUAJE POSITIVO:
Evita quejarte siempre, ya sea del clima, el trabajo, los vecinos. Nuestras palabras están conformadas por nuestros pensamientos. Mientras más cosas positivas digas, tu mente estará mejor y verás mejores resultados. Ser positivo y pensar positivo es un hábito, así que puedes aprender a hacerlo con la práctica.

BUSCA GENTE POSITIVA: Los humanos tendemos a parecernos a la gente que nos rodea. Mientras más tiempo pases con gente de mente positiva, actuarás cada vez más de forma similar.

SONRÍE SIEMPRE: La risa es poderosa, una gran manera de reducir el estrés, de conectarse con quienes nos rodean y hace sentir bien a todos, incluido el que ríe. Reímos porque estamos felices, estamos felices porque reímos.

COLABORA CON LOS DEMÁS: Ayudar a otros es edificante, da alegría a la persona que se apoya, pero sobre todo a uno mismo. Contribuir con tu tiempo y esfuerzo te permite escapar por un momento de tus problemas y quizás puedas verlos de manera distinta.

NO DEJES DE APRENDER: Trata de ser curioso siempre con lo que te rodea, de aprender, porque da energía, ayuda a desarrollar tu mente y te dan ganas de vivir.

AGRADECE: Todos los días piensa un momento en las cosas buenas que te da la vida y da las gracias. Eso te ayudará a mantener un enfoque positivo y a convertir la cólera y la frustración en sentimientos positivos. En una libreta anota por lo menos cinco cosas por las que estás feliz o agradecido cada día”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.