Hug Herr, el hombre biónico que quiere llevar las prótesis a otro nivel [FOTOS Y VIDEOS]

Hugh Herr, emprendió una revolución en el campo de la biónica, cosa que le ha llevado a ser galardonado con el premio Princesa de Asturias de Investigación Científica.

Más sobre:

Hugh Herr es un físico e investigador de 51 años, un líder mundial de la biónica, la única diferencia, es qué él a los 17 años perdió las piernas, en un accidente cuando escalaba una montaña. Pero lejos de detenerse y tirarse a la borda pensó que era mejor salir adelante.

Fue así que, estudió física para poder llegar a recuperar sus extremidades de forma biónica. Y después de muchos trabajos y ensayos-error logró crear las partes biónicas del futuro. Con esto, Hugh Herr, espera ayudar a muchas personas.

Estos diseños son un ingenio de la tecnología que le permiten mantener el mismo nivel de escalada de antes del accidente. Hugh Herr, emprendió una revolución en el campo de la biónica, cosa que le ha llevado a ser galardonado con el premio Princesa de Asturias de Investigación Científica.

Y es que las piernas y manos que fabrica Hug Herr son lo más parecido a unas extremidades naturales que se hayan diseñado jamás. Éstas sienten y se mueven a través de órdenes cerebrales, imitan movimientos y son capaces de adaptarse a la persona.

Las investigaciones pioneras de Hug Herr, que combinan inteligencia artificial, neurofisiología y robótica, han dado lugar a una nueva clase de prótesis biónicas inteligentes, controlables por el cerebro, indicó la Fundación Princesa de Asturias, que concede el premio.

Hug Herr, al enterarse de que había ganado el premio Princesa de Asturias de Investigación Científica, dijo que se sentía conmovido, ya que, desde la amputación de sus piernas, ha dedicado su vida al progreso de la ciencia y la tecnología básica para permitir la reparación biónica de los seres humanos.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.