Actividades artísticas podrán reanudarse siguiendo protocolos. (Foto: GEC)
Actividades artísticas podrán reanudarse siguiendo protocolos. (Foto: GEC)

El Ministerio de Cultura este domingo que ya se han aprobado los protocolos sanitarios para la realización de las diferentes artes escénicas. Los protocolos, hacen referencia a la reanudación de las artes escénicas con público, en espacios cerrados (con aforo del 40%) y abiertos (con aforo del 60%). Las medidas buscan mitigar los contagios de coronavirus en el país.

El Mincul indicó que los interesados deberán diseñar un “Plan para la vigilancia, prevención y control de COVID-19 en el trabajo” y enviar dicho documento por correo electrónico al Ministerio de Salud (), con lo cual se entenderá que, cuentan con autorización automática para iniciar operaciones. Las autoridades competentes realizarán la fiscalización de manera posterior.

Las actividades que pueden hacerse en espacios cerrados son teatros, carpas de circo, coliseos, auditorios, salas de espectáculos o de usos múltiples, entre otros. En el caso de espacios abiertos, se podrá utilizar anfiteatros, explanadas, parques, losas deportivas e, incluso, la vía pública.

Las principales regulaciones son:

  • Los espectáculos deben contar con una duración máxima de 90 minutos, en el caso de los espacios cerrados.
  • El uso correcto de mascarillas, por parte del público, será obligatorio durante las funciones.
  • Estará prohibido el consumo de alimentos y alcohol.
  • Los organizadores, deberán establecer mecanismos de trazabilidad, en caso se identificaran casos positivos de COVID-19, como consecuencia de un evento específico.
  • En el caso de las acciones escénicas en vía pública, se debe evitar la aglomeración de personas, y el contacto con conductores de automóviles y transeúntes.
  • Los artistas, deberán mantener la distancia física entre ellos y el público.

Para la venta de entradas o boletos al público, se alentará la implementación de formas de pago sin contacto, priorizando las ventas por medios de pago virtuales (transferencias bancarias, aplicativos, entre otros), para reducir el riesgo de contagio.