Los deudos de doña Esperanza prefirieron guardar silencio mientras velan las prendas de la víctima. | Foto: Gonzalo Córdova
Los deudos de doña Esperanza prefirieron guardar silencio mientras velan las prendas de la víctima. | Foto: Gonzalo Córdova

Con la excusa de solicitar menú, sicarios con capuchas abordaron a dos madres de familia, también amigas y vecinas, y cuando estaban en la casa de una de ellas les dispararon a quemarropa en la cabeza, en . El doble homicidio habría sido planeado por traficantes de terrenos que podrían haber desembolsado tres mil soles.

Jorgelina Ubillús (43), quien se dedica a la venta de comida, estaba en su casa cuando llegaron dos sujetos, uno delgado y otro alto, y le pidieron dos platos.

Según testigos, ese día, la señora no había cocinado y salió a la calle para pasar la voz a Esperanza Jara (55) que vive a 100 metros y, a veces, también vende alimentos.

“¡Esperanza!, ¡menú!”, le gritó pero ella no escuchó.

EL AGUSTINO: Asaltan farmacia en tan solo 26 segundos

Doña Jorgelina acudió a buscarla y detrás fueron los falsos clientes.

Al llegar a la casa de doña Esperanza, ubicada en la asociación de vivienda ‘Moradores de Villa Esperanza’, ella les dijo que solo había preparado arroz con pato para el cumpleaños de una familiar.

“Ya no importa, lo que sea” fue la respuesta de los sujetos, quienes, una vez que entraron a la cocina, sacaron sus armas y dispararon seis veces. Luego, huyeron rumbo a la Variante.

El hecho ocurrió a la una de la tarde. Las dos mujeres murieron en el acto, una al lado de la otra. La dueña de la casa presentaba orificio de bala en la cabeza mientras que la vecina también tenía en la cabeza y otro orificio en el abdomen.

MI PERÚ: Bus se empotra en casa y familia se salva de morir

Los deudos de ambas víctimas prefirieron guardar silencio mientras velan las prendas de vestir.

Según la Policía, ambas fueron amenazadas de muerte por un tal ‘César Huamán’, quien se dedicaría al tráfico de terrenos. “Esta persona tendría tratos con empresas que quieren hacer obras allí. Una de las señoras era quien luchaba por obtener el título de propiedad, la otra la apoyaba. Hace semanas, ellas impidieron que dichos terrenos entren en subasta en la Superintendencia de Bienes Nacionales. Desde ahí empezaron las amenazas. Incluso, ya le habían puesto precio por acabar con sus vidas”, precisó una fuente policial.

Los cuerpos permanecerán, hasta este lunes, en la morgue central de la provincia del Callao. El caso es investigado por agentes del Depincri Puente Piedra - Santa Rosa y por la Fiscalía Provincial Penal Corporativa Santa Rosa - Distrito Judicial Ventanilla.

TE PUEDE INTERESAR: