Ate Vitarte: Hermanos son los bravos de la mecánica

Jhovany Pagán decidió poner su propio taller de mecánica y jaló a sus hermanos para que trabajen con él. Él ingresó al mundo de las herramientas por curiosidad y hoy son los más solicitado en todo Lima Este.

Hermanos mecanicos
Hermanos mecanicos
Hermanos mecanicos
Hermanos mecanicos
Hermanos mecanicos

En pleno kilómetro 15.5 de la Carretera Central, en Ate, está la mecánica ‘Jhersiño’, delos hermanos Jhovany (28), Jean Paul (22) y Joseph (18) Pagán Córdova, y no es cualquier taller.

En cada rincón se aprecia un cierto orden y sobre todo limpieza. “Está bien que sea una mecánica, pero debemos procurar dar una buena imagen”, señala doña Hermelinda, madre de los tres jovencitos, quien procura que ellos estén presentables ante la clientela.

¿Cómo empezó el negocio?
Jean Paul y Joseph:
Fue Jhovany.

¿Cómo lo hiciste Jhovany?
Salí del colegio y siempre quería estudiar ingeniería industrial en la universidad, pero lamentablemente mis padres no tenían dinero. Entonces me inscribí en un instituto y llevé cursos de mecánica.

Como para no perder el tiempo…
Sí, pero poco a poco me fue gustando la carrera. Recuerdo que me involucré tanto en esto, que convalidé cursos. Eso me ayudó muchísimo, además recibí apoyo de mis papás.

Al culminar tus estudios, ¿con qué especialidad egresaste?
Como especialista en conversión de vehículos de gasolina a gas. Ese negocio estaba en auge, así que me fue fácil encontrar un taller donde hacer mis prácticas.

¿Y te pagaban?
No, pero yo quería seguir aprendiendo

Fue difícil entonces…
Un poco. Me prometieron cosas que no cumplieron. Ahí me di cuenta de que ya era el momento de poner algo mío y mi mamá me motivó a hacerlo.

¿Qué te dijo?
Que yo era capaz de tener mi taller y que podría ser mi propio jefe. Me convenció de sacar un préstamo, comencé y me va bien.

Las mamás siempre tienen la razón, ¿no?
Sí, pero esto no hubiera crecido tanto si no fuera también por mis hermanos. Ellos son mis ejecutivos, mis compañeros, mi sangre y estoy orgulloso de tenerlos a mi lado.

Te gusta tu trabajo, ¿no?
A todos. Somos unos bravos en la mecánica. Cuando un carro entra al taller somos muy cuidadosos para dejarlo en buenas condiciones.

Y ustedes, ¿cómo fueron seducidos por la mecánica?
Jean Paul:
Nosotros veíamos trabajar muy feliz a Jhovany y eso nos contagió.
Joseph: Él siempre nos transmite esa alegría y las ganas de ser mejores personas cada día.

Entonces, han tenido un buen maestro
Jean Paul:
Claro que sí. Él es un trome.

¿Estudian mecánica?
Joseph:
Sí, pero también estudiamos mecatrónica.

¿Hasta dónde quieren llegar?
Jhovany:
Queremos tener varios locales, pero vamos poco a poco. Por ahora, estamos en la Carretera Central.