Uno de los más afectados por el en el cruce de las avenidas Brasil con 28 de Julio, frente al Hospital del Niño, fue el taxista Pablo Carbajal, pues el auto que

Carbajal contó a Canal N que llegó a la estación de servicio para abastecer su vehículo de gas licuado de petróleo (GLP) y se estacionó en la parte trasera de un camión que suministraba combustible al local, sin esperar que minutos después el auto se incendiaría. 

Cuando Carbajal espera su turno, se percató que salía combustible de la parte trasera del camión cisterna, tocó el claxon para avisar a los trabajadores del grifo, pero, según dijo, no había nadie supervisando el suministro.

Segundos después, el combustible cayó en la llanta de su vehículo y en el capot, y se desató el incendio en el grifo que ya fue controlado por los bomberos tras un par de horas de luchar con el siniestro. 

El taxista indicó que solo tuvo tiempo para sacarse el cinturón de seguridad y escapar antes de la explosión, sino hubiera perdido la vida. 

El chofer indicó que en el incendio perdió varios documentos y cosas personales durante el incendio como su celular, dinero en efectivo, brevete y DNI.