Zoraida Ávalos respalda acuerdo con Odebrecht en el que siga contratando en Perú

Murió el 'Tío Charlie', el 'rey de las drogas y el sexo' que usaba su departamento como 'templo de la drogadicción'

Fue detenido en el 2012 y acusado de narcotráfico. Llevaba a modelos hasta su departamento de Miraflores, que era el templo del vicio, y las grababa drogándose o teniendo sexo.

Murió el Tio Charlie
Murió el Tio Charlie
Murió el Tio Charlie
Murió el Tio Charlie
Murió el Tio Charlie

Más sobre:

Narcotráfico

Carlos Álvarez Arrieta (62) , más conocido como el 'Tío Charlie', murió el día lunes en la sala de observación del penal Cambio de Puente, en Chimbote , a causa de la TBC que padecía. Este narcotraficante se hizo conocido en el 2012 por vender drogas a modelos, entre ellas la venezolana Caroline Visser, con quien fue hallado en su departamento de Miraflores, llamado 'El templo de la drogadicción'.

De acuerdo a la información brindada por las autoridades, el Tío Charlie se encontraba enfermo de TBC el cual no pudo combatir desde el penal donde cumplía su condena por tráfico ilícito de drogas.

El 'Tío Charlie' fue detenido el 2012 en su departamento de Miraflores junto a la modelo Caroline Visser y una dama de compañía colombiana. En el lugar se hallaron videos en CD y una laptop, donde se pudo observar que el peruano-norteamericano organizaba desenfrenadas orgías de sexo y drogas en su vivienda.

En dicho material, aparecen ‘Tío Charlie’ y otras personas fumando ‘crack’ en una habitación llena de humo. Las fotos, que habrían sido tomadas por el mismo sujeto, muestran las partes íntimas de otras mujeres.

Al departamento, que según el detenido era de su propiedad,  entraban mujeres de toda edad. A la medianoche llegaban hombres  y empezaban las fiestas, tal es así que la noche del viernes uno de los ‘invitados’ tuvo que ser atendido por los paramédicos, que le diagnosticaron intoxicación alcohólica y de drogas.

En el mundo de la venta de drogas lo conocían como ‘Tío Charlie'.  “Él sabía cómo elaborar el ‘crack’ y lo vendía a 200 dólares.  También clorhidrato de cocaína y marihuana. Para consumir la droga sintética, él tenía dos habitaciones donde alojaba a sus  clientes. Además, por otros 200 dólares ofrecía los servicios  sexuales de bellas mujeres, quienes también acudían al departamento”, dijo un agente.

Cargando siguiente contenido

Portada