Odalís, hermana del cuartelero del hostal 'Señor de Sipán' rompió su silencio y reveló que teme por su vida y la de su hermano,, quien estuvo a cargo de la recepción del hospedaje la noche del

"Esto es una pesadilla. Yo temo por la vida mía y la vida de mi hermano", dijo la ciudadana venezolana que prefirió esconder su rostro para evitar posibles represalias de los asesinos. En ese sentido aseguró que pedirá medidas de protección. 

La mujer contó detalles de la noche del crimen y dijo que los asesinos subían y bajaban continuamente con bultos porque aparentaban estar realizando una mudanza. "Ellos hacían como que se estaban mudando y normalmente mi hermano les abría la puerta y les cerraba la puerta. Quién se iba imaginar que llevaban un muerto", reveló a América Noticias. 

"Eran muchachos bien vestidos. Yo nunca me imagine que fueran a cometer este hecho criminal", agregó Odalís, quien llegó al Perú en mayo de este año pero quiere salir lo antes posible del país tras la reciente polémica por el crimen. 

Asimismo, contó que en el momento del asesinato, una mujer le tocó la puerta de la recepción a su hermano y le pidió sábanas. "Él se las dio pero probablemente lo estaban distrayendo para hacer toda esta masacre que hicieron estos desgraciados", afirmó.

Las declaraciones de la mujer coinciden con la de su hermano, quien también dijo que una mujer lo buscó y le preguntó si sabía borrar los videos de las cámaras de seguridad del establecimiento. Según su testimonio, le indicó que no tenía acceso. 

"Solo laboramos en ese hotel y en un hotel sacan maletas, entran bultos, sacan bultos. Uno no va estar preguntando qué llevas ahí. O sea, mientras no pasen un televisor por nuestras narices uno está tranquilo. Uno piensa que son cosas de ellos, cosas personales", agregó.

tags relacionadas