La Policía Nacional está cada vez más cerca de esclarecer la verdad detrás del cuyos restos fueron dejados abandonados en tres zonas de la capital. Fue el cuartelero, de nacionalidad venezolana, quien y que se quedó a dormir en la misma habitación en la que torturaron y mutilaron en pedazos las partes del cuerpo de las dos víctimas.

De acuerdo a ATV+ Noticias, son seis los presuntos implicados en el crimen y descuartizamiento de Jafet Caleb Torrico Jara (24), peruano, y Rubén Matamoros (22), venezolano. Solo el taxista y otros trabajadores del hostal han quedado en libertad, bajo comparecencia restringida, mientras que los demás están siendo interrogados por personal de la Dirincri.

Entre los detenidos hay dos mujeres de nacionalidad venezolana: Odalí D.V y Ludi V., quienes rindieron su manifestación ante la Policía Nacional en la sede de la Dirincri por el crimen de su compatriota y el joven peruano en el 5to piso del hostal donde también trabajan .

Se sabe que Alexander Salazar también habría dado detalles del crimen y descuartizamiento de los dos hombres en el hostal 'Señor de Sipán'. Precisamente, este venezolano también había sido expulsado del país hace unas semanas, pero ingresó al país de forma ilegal.

Tom B. M., peruano, también fue intervenido e interrogado por el caso.

Javier Novoa, dueño del hostal, es otro de los implicados, pero él ha negado cualquier participación en el cruel crimen dentro de su negocio.

Raúl Bodero, taxista que trasladó a los detenidos con los restos de las víctimas en su auto, tras rendir su manifestación quedó en libertad.

tags relacionadas