El símbolo patrio que flamea en la emblemática plaza victoriana tiene un tamaño de 18 x 27.5 metros y la sostiene un mástil de 52 metros de altura.
El símbolo patrio que flamea en la emblemática plaza victoriana tiene un tamaño de 18 x 27.5 metros y la sostiene un mástil de 52 metros de altura.

Conmemorando el 142 aniversario de la Batalla de Arica, la Municipalidad de La Victoria realizó la ceremonia de Renovación del Juramento de Fidelidad a la Bandera en la Plaza Manco Cápac e izó el Pabellón Nacional más grande en el mástil más alto del Perú.

El símbolo patrio que flamea en la emblemática plaza victoriana tiene un tamaño de 18 x 27.5 metros y la sostiene un mástil de 52 metros de altura.

El alcalde del distrito, Luis Salvatierra, presidió la ceremonia que contó con la presencia del Jefe de la Divpol Centro 2, Coronel PNP Jorge Barboza. Asimismo, asistieron los cuatro comisarios de la jurisdicción y autoridades civiles como la Subprefecta de La Victoria, Jesusa Ccori Fundar y el Teniente Gobernador del distrito, Carlos Palma Oblitas.

El símbolo patrio que flamea en la emblemática plaza victoriana tiene un tamaño de 18 x 27.5 metros y la sostiene un mástil de 52 metros de altura.
El símbolo patrio que flamea en la emblemática plaza victoriana tiene un tamaño de 18 x 27.5 metros y la sostiene un mástil de 52 metros de altura.

El acto protocolar se inició con el izamiento de bandera, luego se entonó las sagradas notas del Himno Nacional y seguidamente se realizó el acto litúrgico.

El burgomaestre, en su discurso de orden, criticó a la clase política, que a lo largo de la historia no ha sabido estar a la altura de las circunstancias mas críticas de nuestro país y cuya falta de liderazgo ha llevado al Perú a innumerables crisis sociales y económicas.

“El gran mal del país, escúchenlo bien, son todos los políticos, no damos la talla. Nuestros últimos gobernantes están presos, fugados o se han suicidado”, enfatizó el alcalde.

"El gran mal del país, escúchenlo bien, son todos los políticos, no damos la talla. Nuestros últimos gobernantes están presos, fugados o se han suicidado", enfatizó el alcalde.
"El gran mal del país, escúchenlo bien, son todos los políticos, no damos la talla. Nuestros últimos gobernantes están presos, fugados o se han suicidado", enfatizó el alcalde.

Seguidamente elogió a los trabajadores, obreros y empresarios, ya que son un ejemplo constante de lucha que mueven la economía del país como el emporio comercial del Gamarra, el centro comercial Polvos Azules y los comerciantes del Jr. Luna Pizarro, entre otros.

El acto protocolar se inició con el izamiento de bandera, luego se entonó las sagradas notas del Himno Nacional y seguidamente se realizó el acto litúrgico.
El acto protocolar se inició con el izamiento de bandera, luego se entonó las sagradas notas del Himno Nacional y seguidamente se realizó el acto litúrgico.