En un tenso debate lleno de ataques e insultos, declaró el domingo que los comentarios vulgares de sobre las mujeres revelan "exactamente quién es" y demuestran su ineptitud para ser presidente.

En respuesta, el candidato republicano a la presidencia de acusó a su rival demócrata de atacar a mujeres implicadas en las relaciones extramatrimoniales de Bill Clinton y prometió que "estaría en prisión" si él fuera presidente.

Como era de esperarse, el acalorado intercambio de palabras entre Hillary Clinton y Donald Trump dio pie a en las redes sociales.

Donald Trump, que llegó al debate con la necesidad de enderezar el rumbo de su campaña, realizó una batería de ataques e interrumpió a Hillary Clinton continuamente. De forma recurrente, la llamó "mentirosa", la calificó como "diablo" y afirmó que tenía un "odio tremendo en su corazón".

El empresario reconoció además por primera vez que durante muchos años no pagó impuestos federales sobre sus ingresos.

El debate es el punto de mayor intensidad de este último tramo de la carrera por la Casa Blanca, que comenzó con la emisión de un nuevo vídeo en el que Donald Trump presume de cómo su fama le permitía hacer "cualquier cosa" a las mujeres. Muchos republicanos se apresuraron a retirarle su apoyo, y algunos demandaron incluso que abandone la campaña.

Respondiendo a sus palabras por primera vez, Donald Trump negó haber besado y tocado a mujeres sin su consentimiento. En varias ocasiones manifestó que esas declaraciones de 2005 fueron "palabras de vestuario" y que palidecían en comparación con lo que denominó como abusos de Bill Clinton a mujeres.

"Ella debería estar avergonzada de sí misma", declaró Trump. Antes del debate, el empresario se reunió con tres mujeres que acusaron al expresidente de acoso sexual e incluso violación, y las invitó a sentarse en la sala.