¿Cuándo una deuda es buena y cuándo es mala?

¿Existe realmente la deuda buena? La respuesta de esta experta lo sorprenderá.

Deuda sistema financiero

Experta comparte su experiencia y define las diferencias entre ambas deudas. (Foto: Pixabay)

Experta comparte su experiencia y define las diferencias entre ambas deudas. (Foto: Pixabay)

La necesidad de seguir creciendo profesionalmente o de querer adquirir algo material te lleva, de una u otra forma, a generarte deudas con alguna entidad financiera. Aunque lo más recomendable es no endeudarse, sino juntar un poco de dinero para luego planificar sus gastos , existen algunas deudas, que según Tammy Lally, Coach de Money certificada, y oradora de TED, son buenas. 

¿Existe realmente la deuda buena y mala? En el portal Quora, una web para obtener y compartir conocimientos de cualquier tipo, Tammy Lally respondió esta inquietud de una manera simple.

La deuda "buena" es una inversión de dinero que crece en valor o genera ingresos a largo plazo. Dos buenos ejemplos son las hipotecas de vivienda y los préstamos estudiantiles. Sin embargo, señala Lally, “a menudo veo que las creencias de dinero son destructivas”.

Con las hipotecas , usted está tomando un préstamo para ser propietario de un activo potencialmente apreciable, y puede ser deducible de impuestos. Sin embargo, la deuda buena se vuelve mala si compra una casa con un pago inicial de menos del 20% y ninguna cuenta de ahorros para cubrir el mantenimiento inesperado.

Prestamos

Los créditos y préstamos son productos que las personas y empresas contratan con entidades bancarias o financieras. (Foto: Andina)

Los créditos y préstamos son productos que las personas y empresas contratan con entidades bancarias o financieras. (Foto: Andina)

Los créditos y préstamos son productos que las personas y empresas contratan con entidades bancarias o financieras. (Foto: Andina)

Con los préstamos estudiantiles, los beneficios incluyen oportunidades profesionales mejoradas, lo que aumentará su potencial de ingresos a largo plazo. Sin embargo, las buenas deudas se vuelven malas si decide no seguir un semestre y usar el dinero de su préstamo estudiantil para comprar un auto nuevo o ir de compras.

En tanto, la deuda "mala" funciona contra usted desde el inicio, como las tarjetas de crédito y los préstamos para automóviles a largo plazo.

Las altas tasas de interés de las tarjetas de crédito le costarán mucho con el tiempo. Si los usa, debe pagarlos todos los meses para no generar intereses y crear una trampa de muerte emocional y espiritual. La deuda lo mantendrá como rehén durante años en un trabajo que odia o se mantendrá en una relación poco saludable. En pocas palabras: si es posible, no use tarjetas de crédito. Su primera opción debe ser siempre el efectivo.

Por último, al comprar auto nuevo está tomando prestado algo que pierde valor de inmediato tan pronto como le entregan la llave del vehículo. Un automóvil ligeramente usado, de 2 a 3 años de edad, suele ser más rentable. Y si tiene que financiar un automóvil usado, los préstamos para automóvil de 3 años son mejores que los otros. Eso sí, si ve que no puede pagar la renta a los 3 años, entonces no debe comprarse el carro.

Ir a portada