Petroperú señaló que tiene como prioridad abastecer la demanda de combustibles en todo el país. (Foto: GEC)
Petroperú señaló que tiene como prioridad abastecer la demanda de combustibles en todo el país. (Foto: GEC)

La empresa estatal Petroperú señaló este domingo que tiene como prioridad abastecer la demanda de combustibles en todo el país e implementar planes de acción para garantizar la atención a sus clientes, debido a que en las últimas semanas la descarga se ha visto afectada por los cierres de puertos a raíz de los oleajes anómalos que se producen en nuestro litoral.

Esta situación afecta a todas las empresas productoras e importadoras de combustibles en el país”, precisó en un comunicado.

En el caso del Turbo A-1, combustible que se suministra a las líneas aéreas, la compañía petrolera indicó que tiene una participación de solo el 23% (3,000 barriles diarios) en el mercado nacional. El 77% restante corresponde a otras empresas productoras e importadoras.

Combustibles para aviones

Con relación al abastecimiento del combustible de aviación en Lima y Callao (Aeropuerto Jorge Chávez), Petroperú indicó que solo atiende la demanda en un 19% (2.5 miles de barriles diarios), siendo el resto del mercado (81%) cubierto por otras empresas importadoras y productoras de combustibles.

No obstante, como se ha mencionado, ante la afectación de las operaciones de descarga de combustible a nivel nacional por los cierres de puertos, Petroperú desarrolla estrategias para garantizar el abastecimiento a sus clientes”, indicó la empresa estatal.

En el caso particular del combustible de aviación (Turbo A-1), la empresa estatal señaló que se vienen realizando las siguientes acciones:

  • En Refinería Talara existen 118,000 barriles de Turbo A-1. El puerto está cerrado desde el 5 de julio de este año y debe abrirse el 19 de este mes. Se ha priorizado el ingreso del Buque Chira, que cargará 60,000 barriles de Turbo A-1 para el Callao, arribando el 23 de este mes. Su disponibilidad se hará efectiva a partir del 27 de julio, dada la necesidad de reposo y certificación del producto.
  • Transferencias vía terrestre desde Refinería Talara a los Aeropuertos de Tarapoto y Chiclayo.
  • Mayores despachos de combustible de Aviación en los Aeropuertos de Iquitos y Tarapoto, aeropuertos que disponen de Turbo A-1.
  • Incremento de la producción de Turbo A-1 en Refinería Iquitos, para el suministro al aeropuerto de Iquitos.
  • Importación ya contratada por Petroperú de 200,000 barriles de Turbo A-1, cuyo arribo estimado al Callao es el 23 de julio. Su disponibilidad se hará efectiva a partir del 27 de este mes, dada la necesidad de reposo y certificación del producto.

Además, Petroperú, indicó que ha informado a sus clientes del sector aviación las condiciones temporales de abastecimiento, con la finalidad que puedan planificar sus operaciones ante estas circunstancias.

Gremios aeronáuticos se pronuncian

Diversos gremios aeronáuticos y del sector turismo pidieron a las autoridades velar por el aseguramiento de la provisión de combustible para el transporte aéreo a nivel nacional.

Esta noticia no solo nos alarma en extremo, sino que pone en grave riesgo la continuidad de la operación de transporte aéreo que permite el traslado de miles de personas y carga a las diferentes ciudades a lo largo y ancho de todo el país y la región”, indicaron a través de un comunicado.

Asimismo, mencionaron que se les ha informado que dicho desabastecimiento, que duraría por lo pronto 10 días cuando menos, iniciará precisamente en pleno periodo de vacaciones de medio año, una temporada alta para el transporte aéreo, consecuencia de las Fiestas Patrias.

En ese contexto, los gremios precisaron que “existe una alta posibilidad de que los operadores aéreos se vean forzados a cancelar vuelos al no poder continuar con su operación programada regular que se sujeta, evidentemente, a la continuidad de acceso al combustible para las aeronaves”.

VIDEO RECOMENDADO

Precios del combustible y el pan continuan sin bajar: así opinan los limeños
El incremento en el precio del pan y la gasolina, preocupa a las familias que ven afectados sus bolsillos. El sector transporte es uno de los más sufre y los conductores reaccionan de esta manera.