Basta que las luces del semáforo cambien a rojo para verlo. Con lentes oscuros, sombrero y estilo rockero, Alejandro Carpio Tello, el ‘ peruano’, canta los grandes ‘hits’ del ‘Rey del rock & roll’ en las pistas del Centro de Lima, para luego ofrecer a los conductores sus ricos alfajores con ajonjolí, manjar blanco, maicena y otros ‘secretitos’ que se guarda.

Su show incluye los movimientos de caderas de Elvis Presley. “Desde adolescente me decían que me parecía a Elvis. Era delgado, cachetón y tenía su nariz de ‘maní’. Imito su voz”, cuenta orgulloso, mientras entona temas como ‘It’s Now or Never’, ‘The Wonder of You’ o ‘If I Can Dream’.

LO RECONOCEN
Aunque ya no viste su impecable traje blanco, que él mismo diseñó, con cadenas doradas, correa y peluca, los automovilistas y peatones lo reconocen desde lejos y le gritan ‘Elvis’.

“Me piden fotos, autógrafos, los turistas me dicen ‘You are the same to Elvis’ (eres parecido a Elvis), e incluso personajes del espectáculo, como Tongo, Jimmy Santy, Laura Huarcayo, Miguel Barraza y Aldo Miyashiro detienen su auto para saludarme”, afirma.

A los 10 años, su tío lo llevó a ver una película del cantante y quedó impresionado. Comenzó a estudiarlo, a ver sus cintas y escuchar su música por horas y horas, hasta en el colegio, mientras sus compañeros jugaban. Eso lo ayudó a soportar el divorcio de sus padres cuando cumplió 11 años.

INFANCIA TRISTE
“Fue una infancia muy triste. Me crié con mis dos hermanos y mis abuelitos Julia y Manuel en Barranco. Sentía que me faltaba el afecto de mi mamá y papá, pero ahora tengo el cariño de la gente”, dice Alejandro, quien fue publicista y entre risas confiesa que le gustaría posar con las ‘Malcriadas’ de Trome.

Asegura que no es un vendedor ambulante cualquiera, pues es un artista y muchos lo denominan una ‘leyenda urbana’. Así como menciona Elvis en su canción ‘If I Can Dream’, sueña con que un día todos podamos vivir en paz. Sabe que el cambio comienza por uno mismo y lo practica.

tags relacionadas