Su negocio destaca por la buena sazón, las porciones generosas, el buen trato y el ambiente al estilo barranquino. Fotos: Trome.
Su negocio destaca por la buena sazón, las porciones generosas, el buen trato y el ambiente al estilo barranquino. Fotos: Trome.

. Hace más de 15 años, los padres de Antonio Durán abrieron la anticuchería ‘Bossanova’ en el corazón de . Con mucho esfuerzo y sacrificio inauguraron un segundo local, pero la los obligó a cerrarlo.

MIRA: Madre de familia trabaja más de doce horas para sacar adelante su cebichería

“La cuarentena del año pasado nos golpeó muy duro. Pasamos una situación muy crítica, pero gracias a nuestro empuje y también al apoyo de nuestros colaboradores pudimos sacar adelante el negocio que fundaron mis padres. Le pusimos mucha garra y corazón”, contó este emprendedor, quien trabajó de mozo desde los 11 años de edad.

En su carta encontramos comida criolla (lomo saltado, arroz chaufa), fastfood (broaster, piqueos), parrillas (churrasco) y el famoso combinado, que trae una porción de rachi, pancita, mollejitas y dos palitos de anticuchos con papas, choclo y ensalada. Este último es el plato bandera del local y, más aún, en Fiestas Patrias.

TE PUEDE INTERESAR: Tumbesino la rompe con su cebiche de conchas negras en Chorrillos

“Mi negocio destaca por la buena sazón, las porciones generosas, el buen trato y el ambiente al estilo barranquino”, resaltó Antonio.

La anticuchería ‘Bossanova’ está en la avenida Las Flores 184, San Juan de Lurigancho (altura del paradero 8 de la avenida Canto Grande). La atención es de lunes a viernes de 4 de la tarde a 12 de la medianoche; y los sábados y domingos, desde las 12 del mediodía. Para el servicio delivery pueden escribir al número WhatsApp: 933-951-340.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

Chef la rompe con su pollo a la brasa en San Juan de Lurigancho

José Antonio Zavala regresó a Perú y usó su experiencia para abrir su negocio. También ayuda a los más necesitados del distrito y cuida el medio ambiente, pues usa tápers biodegradables.

Algo que diferencia a este local es la ayuda social, pues un porcentaje de las ventas están destinadas a iniciativas solidarias en el distrito. / Fotos: Trome.
Algo que diferencia a este local es la ayuda social, pues un porcentaje de las ventas están destinadas a iniciativas solidarias en el distrito. / Fotos: Trome.

Hace dos meses, José Antonio Zavala abrió su restaurante ‘Ave María, pollos a la brasa y más’ en , distrito que lo vio nacer. Pero esto no lo hubiera logrado sin el apoyo de su novia, quien en todo momento lo animó.

“Siempre quise tener un restaurante propio en Perú. He trabajado como chef por muchos años en el extranjero. El nombre lo puse en honor a mi abuelita María, quien me enseñó a cocinar. Le adicioné la palabra ‘ave’ porque nuestro principal insumo es el pollo. Así nació ‘Ave María’”, contó este orgulloso  de 39 años.

Algo que diferencia a este local es la ayuda social, pues un porcentaje de las ventas están destinadas a iniciativas solidarias en el distrito. Además, también están comprometidos con el cuidado del medio ambiente. Sus empaques son de material reciclado y sus tápers biodegradables.

BUEN PRODUCTO

El pollo a la brasa es cocinado con carbón ecológico y a baja temperatura. Esto hace que salga con la piel crujiente y la carne jugosa. Además, es acompañado de papas nativas fritas y ensalada de verduras orgánicas.

‘Ave María, pollos a la brasa y más’ atiende de miércoles a lunes desde las 12 del mediodía hasta las 9 de la noche. Por el momento solo está con los servicios delivery y recojo en el mismo local. Puedes revisar su página de Facebook (@pollossabrososymas) o llamar al: 963-150-085.

MÁS INFORMACIÓN: