Recuérdelo bien: el uso del protector facial es personal.
Recuérdelo bien: el uso del protector facial es personal.

Con la finalidad de evitar ser multados por llevar pasajeros sin protector facial, algunos malos transportistas optan por llevar varios de estos elementos para prestarlos al público y así pasar sin problemas los operativos de control que despliegan las autoridades en las principales avenidas. Los protectores faciales luego les son devueltos y así los siguen prestando a otros, significando un grave riesgo para la salud.

Al respecto, el doctor Óscar Malpartida, infectólogo del Hospital Nacional Guillermo Almenara Irigoyen (), explica que el SARS-CoV-2, virus que produce el , se trasmite principalmente por la vía respiratoria, pero también a través de los protectores faciales contaminados, debido a que es considerado un fómite (objeto inanimado que puede llevar y extender enfermedades y agentes infecciosos).

LEE: Sagasti sobre compra de vacunas Sputnik V: “Estamos avanzando la definición del calendario de entrega”

Esa es la condición que toman los protectores faciales que los choferes prestan a sus pasajeros, pues su superficie pulida facilita la transmisión de virus y bacterias con un simple toque o roce con su rostro.

“Este objeto que cubre la cara, sirve como una barrera física muy eficiente contra las partículas presentes en el medio ambiente pero al ser prestado y manipulado inadecuadamente, como en los medios de trasporte masivos, buses o colectivos, se convierte en un elemento de riesgo para contraer el Covid-19 y otras enfermedades respiratorias como la influenza, conjuntivitis, adenovirus, virus sincitial que causa la neumonía y que puede ser mortal en recién nacidos y ancianos”, manifestó.

IMPORTANCIA

El doctor Malpartida agregó la importancia de que el uso del protector facial sea personal y que al llegar a casa o al centro laboral, se debe proceder a limpiar y desinfectarlos.

Recomendó el uso de desinfectantes, alcohol o alguna solución apta para el aseo de estos elementos de protección, porque al ser un canal de contención de los flujos, que se producen por el estornudo o la tos, pueden también ser agentes de contagio para el Covid-19 y otras enfermedades.

El protector facial es un elemento de protección personal que brinda seguridad y protección a la zona de los ojos, nariz y boca, básicamente, a todo el rostro, bien usado y debidamente aseado es de gran ayuda para prevenir el contagio del SARS-CoV-2, en lugares con aglomeraciones de personas o un gran fluido de gente, como hospitales, supermercados, mercados, pero de sobretodo en los medios de trasporte públicos.

La duración y uso de los protectores faciales está determinado por el material y la calidad de su fabricación. Recuerden que un descuido puede resultar mortal. No bajemos la guardia.

TAMBIÉN: Vacunación COVID-19: más de seis millones 860 mil peruanos ya fueron inmunizados