La población económicamente activa en Lima entre jóvenes de 14 a 24 años aumentó un 81,2% en marzo, abril y mayo de este año.
La población económicamente activa en Lima entre jóvenes de 14 a 24 años aumentó un 81,2% en marzo, abril y mayo de este año.

Actualmente, solo en Lima Metropolitana laentre los jóvenes de 14 a 24 años aumentó un 81,2% durante el trimestre móvil marzo, abril y mayo del presente año, según el INEI. Esto se presenta como un panorama bastante alentador en lo que respecta a la empleabilidad, superando los mejores pronósticos de inicios de año.

MIRA: Los Tromes del Bicentenario: peruanos que hacen patria desde lo que aman y les apasiona

“El avance del programa de vacunación contra el COVID-19 en el país ha tenido como era de esperar, un impacto positivo en todos los grupos de edad de cara no solamente a la salud, sino también a la reactivación económica, ya que presentan incrementos de más del 50% durante el trimestre móvil en cuestión, acercándonos cada vez más al nivel pre pandemia”, comentó María José Gómez, directora de la Fundación Forge.

Si bien los índices de empleabilidad juvenil empiezan a mejorar, la pregunta a hacer es ¿Cómo llegan los jóvenes al Bicentenario de la Independencia del Perú? La directora de la Fundación Forge y especialista en empleabilidad juvenil, responde esta interrogante a través de 4 puntos fundamentales.

MIRA: Delincuentes usurpan identidad de aerolínea y estafan a jóvenes con el cuento del trabajo seguro | VIDEO
  • Las mujeres han sido el grupo más afectado: Si bien la población femenina económicamente activa ocupada aumentó un 68,8% en Lima Metropolitana, la brecha de género se amplió un 50% durante el 2020, según cifras del INEI. Los colegios y centros de cuidado diurno siguen cerrados, dificultando la inserción de las mujeres en empleos formales debido al desigual tiempo dedicado a la crianza y cuidado en relación con los hombres.
  • Accedieron a empleos informales: Como consecuencia de la reducción de empleos formales en el periodo de la pandemia, los jóvenes no han visto otra alternativa que acceder a empleos informales. La formalización del empleo es uno de los mayores desafíos de cara al bicentenario.
  • Muchos dejaron de trabajar por motivos de sanidad: Si bien la economía fue golpeada por la pandemia, ocasionando despidos masivos, muchos de los jóvenes optaron por dejar de trabajar para evitar contagiarse y disminuir los casos COVID-19. Según un estudio de la Fundación Forge, el 7% de jóvenes dejó de trabajar para no exponerse al virus en la región de Latinoamérica.
  • Más posibilidades de oferta formativa: Según la especialista, las y los jóvenes indican que se han reducido los costes de estudios superiores debido a la virtualidad, lo que amplía el acceso. Sin embargo, la crisis sanitaria ha puesto en evidencia las dificultades en torno a la accesibilidad a internet y dispositivos móviles dentro de los jóvenes.