A pesar de padecer de diabetes y haber sido operado del corazón, el ministro del Ambiente, Gabriel Quijandría, presentó sintomatología durante su proceso de recuperación (Foto: EsSalud)
A pesar de padecer de diabetes y haber sido operado del corazón, el ministro del Ambiente, Gabriel Quijandría, presentó sintomatología durante su proceso de recuperación (Foto: EsSalud)

El , , vuelve a su casa luego de vencer el y estar en cuarentena por un período de 12 días en la Villa Panamericana en su Centro de Aislamiento Temporal ubicado en el distrito de Villa El Salvador.

El pasado 8 de enero, Quijandría Acosta fue diagnosticado con COVID-19 a través de una prueba molecular que se le realizó cuando cumplía las actividades de su Sector en Madre de Dios. Ese mismo día fue conducido al referido establecimiento de salud donde recibió atención médica y cumplió con el aislamiento sanitario de acuerdo a los protocolos de salud vigentes.

Hoy, el funcionario abandonó el centro de salud en condición estable y en evolución favorable; el ministro no se retiró sin antes expresar su profunda gratitud hacia los médicos y enfermeras de la Villa Panamericana, que día a día velan por la salud de los pacientes contagiados por el coronavirus.

En declaraciones a la prensa, el ministro del Ambiente, expresó que por suerte no presentó complicaciones mayores y por ello no necesitó de ser entubado para recibir oxígeno. “Estoy totalmente satisfecho por la atención aquí en la Villa. La dedicación y cariño del personal médico es espectacular debemos como sociedad rendirles un reconocimiento cuidándonos”, sostuvo.

Comentó, además, que esperaba desarrollar una sintomatología compleja del COVID-19 debido a que padece diabetes y fue operado del corazón, sin embargo, por fortuna no evidenció mayores contratiempos y más bien “el proceso de la enfermedad fue bastante asintomático, una muestra clara de lo raro que este virus”, señaló.

A LA POBLACIÓN

Aprovechando la presencia de la prensa, Gabriel Quijandría dijo observar un nivel de irresponsabilidad mayor en la población que no puede continuar, “depende de nosotros salir de esto [de la pandemia]. El virus se mueve muy rápido, el sistema de salud está al límite, cuidémonos para no llegar al extremo de necesitar una cama UCI, nada de asistir a fiestas COVID que lo único que hacen es esparcir la enfermedad”, remarcó.

Por su parte, el gerente de Oferta Flexible del Seguto Social de Salud (EsSalud), el doctor Pedro Ripalda, precisó, que en la Villa Panamericana se atendieron desde marzo del 2020 hasta la fecha, un total de 20 mil casos COVID-19, de los cuales 19 mil pacientes evolucionaron favorablemente, como ocurre con el ministro Quijandría Acosta.

Actualmente en la Villa Panamericana operan 2 torres, donde hay aproximadamente 1000 camas con puntos de oxígeno. Asimismo, 760 pacientes realizan su internamiento, sin embargo, EsSalud sustenta ante el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) el uso de dos torres adicionales con otra sala de observación.

El Dr. Ripalda, precisó, que se realizan las gestiones para sustentar el financiamiento que se calcula en S/. 25 millones para utilizar dos torres más por un período de 90 días.

Debido al repunte de casos confirmados tras la llegada de la segunda ola de contagios por coronavirus, en los últimos 10 días las dos torres en uso casi están llenas. “Solo tenemos disponible 130 camas y vemos una velocidad de crecimiento incluso superior a la proyectada en la primera etapa”, finalizó el vocero de EsSalud Pedro Ripalda.

VIDEO RECOMENDADO

Ucayali: Mototaxista atropella a inspectora municipal de tránsito y es detenido tras persecución. (Video: Municipalidad de Coronel Portillo)