Solo faltaba un minuto para la llegada del Año Nuevo y muchos empezaron a reventar cohetones y quemar a sus ‘muñecos’. Nadie imaginó que uno de esos pirotécnicos desataría un infernal incendio en San Juan de Lurigancho. Una casa de tres pisos ardió en llamas y también consumió siete carros, un árbol y muebles, al punto que se extendió a la vivienda del costado justo cuando integrantes de una familia iban a comer sus 12 uvas y la tradicional cena.

MURIÓ EN SU LEY: Feroz ‘raquetero’ hiere de bala a policía, dispara a patrullero y es abatido en la Vía Expresa de Javier Prado

Ese fue uno de los 114 siniestros que los bomberos atendieron desde las siete de la mañana del 31 de diciembre hasta las siete de la noche de ayer, en Lima, Callao y balnearios.

El de mayor consideración, calificado como código 3, fue entre los jirones Valerianas y Los Arándanos, cooperativa Las Flores.

SURQUILLO: ‘Mama Noelas’ revientan bunker de la droga a combazos y chapan a cuatro hermanos

“Una señora estaba reventando cohetones y bombardas en la pista. Uno de ellos, al regresar del cielo, cayó en el árbol”, dijo una vecina.

La planta, de unos nueve metros, se prendió y luego los autos de la cochera. En segundos ya ardía todo el frontis y parte del interior.

El hijo del propietario salió corriendo con las justas.

Él y decenas de vecinos vieron como las llamas envolvieron todo el terreno y se propagaron al del costado.

IBAN A BRINDAR:

La familia Castillo tenía lista la mesa con las uvas, champagne y la cena.

“Con mis dos hijos y esposo íbamos a comer. Ya estaban reventando los cohetones. Por el ruido no nos dimos cuenta del incendio. Nos tocaron la puerta y apenas pudimos sacar a nuestros perros”, dijo la propietaria.

Ellos salieron sin lesiones, pero el techo de varios cuartos, donde viven otras personas que habían salido, ya estaban quemados.

Algunos los ayudaron a echar agua, pero otros les robaron sus cosas.

“Parece que también estaban quemando un muñeco en la pista”, dijo la moradora Alicia Huamán.

En la madrugada, el Comandante de los bomberos, Mario Casaretto, precisó: “siempre se recomienda no comprar pirotécnicos, pero las personas buscan el pirotécnico más grande, armar muñecos de fin de año. El incendio que hubo en SJL ha consumido toda una propiedad por culpa de esos muñecos”.

La emergencia fue controlada horas después por más de 80 bomberos.

DATOS:

De los siniestros reportados, cuatro fueron catalogados como código 2. En uno de ellos se quemaron los juegos recreativos de un supermercados de Comas.

La mayoría fueron en casas por culpa de pirotécnicos o luces navideñas que ocasionaron cortocircuitos.

Los ‘hombres de rojo’ también atendieron más de 40 accidentes de tránsito

TE PUEDE INTERESAR: