Vladimiro Montesinos, el exasesor presidencial del dictador Alberto Fujimori, que purga condena en la Base Naval. (AFP)
Vladimiro Montesinos, el exasesor presidencial del dictador Alberto Fujimori, que purga condena en la Base Naval. (AFP)

Por: Miguel Ramírez/Periodista de investigación*

Vladimiro Montesinos, el siniestro asesor del expresidente Alberto Fujimori, volvió a la escena política estruendosamente, como solía hacerlo en sus épocas doradas.

El jueves, el otrora congresista Fernando Olivera difundió un audio en el que Montesinos dialoga con Pedro Rejas, uno de sus hombres de confianza, quien lo grabó. ¿Sabía el ‘Doc’ que estaba siendo grabado o él mismo lo pidió?

En las conversaciones, Montesinos desarrolla un plan para supuestamente beneficiar a la candidata Keiko Fujimori en el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), el organismo que deberá decidir quién es el ganador de las elecciones presidenciales. Se habla de un soborno de tres millones de soles.

El viernes, la Marina y el Instituto Nacional Penitenciario (INPE) -encargados del centro carcelario donde se encuentra preso- reconocieron que Montesinos pidió permiso para hablar con su esposa los días 10 y 23 de junio.

Sin embargo, nunca habló con ella, sino con Rejas. Tampoco hablaron dos veces, sino siete, antes y después de la segunda vuelta electoral del 6 de junio, según reveló IDL-reporteros.

Del análisis de los diálogos se podía determinar, fácilmente, que el hombre de inteligencia y su interlocutor sostenían charlas telefónicas desde hace tiempo.

Montesinos se dio el lujo de darle el número del teléfono celular del abogado Guillermo Sendón Guerra, quien era el contacto para llegar a los magistrados del JNE. Sendón es socio del estudio de abogados de Julián Palacín, del entorno del candidato Pedro Castillo.

Más allá del supuesto plan de Montesinos en el órgano electoral, lo ocurrido debe obligar a las autoridades a explicarle al país, de una vez por todas, cuáles son, exactamente, las condiciones en las que vive en su prisión de la Base Naval.

Desde hace muchos años, es rumor general en los círculos castrenses que Montesinos goza de gollerías y vulnera las reglas de ese centro penitenciario, en donde se encuentra desde el año 2001.

¡Y él sabe cómo hacerlo! Basta recordar que cuando era el jefe de los servicios de inteligencia, sacaba de sus celdas a Abimael Guzmán y a su esposa y se los llevaba a dar paseos en lancha. Hasta se metía juergas y veía películas con los dos terroristas.

Ese lugar es inexpugnable para cualquier civil. El INPE (que depende del Ministerio de Justicia) se encarga exclusivamente del respaldo presupuestal. La custodia del interno es de total responsabilidad de la Marina.

No es la primera vez que Montesinos es descubierto haciendo de las suyas. En junio del 2016, días antes de la segunda vuelta electoral, fue filmado recibiendo un celular de un efectivo naval.

El país está confundido. Sin embargo, no hay que olvidar que el mundo de los espías, como Montesinos, es un juego de espejos. No todo lo que parece cierto lo es. Confunden, intrigan, manipulan. La pregunta se cae de madura: ¿Quién se beneficiará con este escándalo de los vladiaudios?

Nos vemos el otro martes.

Los artículos firmados y/o de opinión son de exclusiva responsabilidad de sus autores.*